Thursday, December 08, 2016

Oh miren, J Street piensa que ellos si tienen ética - Elder of Ziyon



Dice J Street:
Es casi demasiado extravagante de creer: un grupo judío (la Conferencia de presidentes de organizaciones judías) que pretende representar a la comunidad judía estadounidense planea organizar su fiesta de Hanuca del 2016 en un hotel Trump.  
La retórica y las posiciones políticas de la campaña de Trump son una afrenta para algunos de los valores más fundamentales de los judíos de América. Y celebrar una fiesta de Hanuca bajo la bandera de Trump es una muestra de su mala cabeza. 
Sí, este es el mismo J Street, que alberga a partidarios del BDS como Mustafa Barghouti en su conferencia. El mismo J Street donde un miembro de su consejo asesor defiende abiertamente la destrucción de Israel y la conversión de la población judía al estado de minoría protegida, es decir, de vuelta a ser dhimmis, y recibe aplausos en una conferencia de J Street.

El mismo J Street que se retuerce a sí mismo en su intento de minimizar la historia real de apoyo al antisemitismo de un miembro demócrata del Congreso (Keith Ellison), diciendo simplemente que sus declaraciones fueron "poco habilidosas". El mismo J Street que ansiosamente proporciona foros y paneles a quienes quieren limpiar étnicamente a los judíos (el embajador en los EEUU de la OLP).

Todo esto según J Street es perfectamente adecuado.

Sin embargo, visitar un hotel que tiene el nombre "Trump" es "demasiado extravagante de creer"

Labels:

¿Quién cuida a los huérfanos de Shuafat (campo de refugiados palestino)? - Jonathan Tobin - Commentary



Los residentes del campo de refugiados palestinos de Shuafat no tienen una vida fácil. Los palestinos que viven en este barrio urbano marginal administrado por una agencia de las Naciones Unidas, la UNRWA, se encuentran en un lugar sombrío con sombrías perspectivas. Su anómala ubicación geográfica, dentro de los limites municipales de Jerusalén, pero fuera de la jurisdicción de Israel o de la Autoridad Palestina a causa de su estatus de refugiados bajo el mando de la ONU, significa que no tienen una fuerza de policía regular o un gobierno local. Su ubicación, fuera del muro de seguridad erigido por Israel durante la Segunda Intifada para detener la ola de ataques suicidas palestinos, agrava sus problemas.

Por lo tanto, cuando la novelista Rachel Kushner viajó allí para escribir un muy extenso reportaje titulado "Somos huérfanos: La vida y la muerte en campo de refugiados palestinos de Jerusalén Este" para el New York Times Magazine, proporcionó el característico material de las coberturas del Oriente Medio. Según este género periodístico, los palestinos oprimidos se mantienen en el limbo de una cárcel mientras los israelíes prosperan no muy lejos. Que el artículo fuera tan simpático para los defensores de la causa palestina no significaba que los hechos básicos sobre la situación en el campo fueran falsos. Es un lugar horrible. Sus residentes están más o menos atrapados. Y ni los israelíes, ni los líderes de los palestinos, ni los jefes de la UNRWA en el campo tienen una solución a su dilema.

Sin embargo, cualquier artículo que no se ocupe de por qué estas personas están ahí cuando el artículo proclama que son "huérfanos", o por qué Israel construyó el muro y los puestos de control que les rodean, está haciendo un flaco servicio a sus lectores. Por otra parte, dejar de mencionar estos hechos en un artículo de más de 5.000 palabras es una prueba de que el artículo, o su edición, es sesgado y deshonesto, y proyecta una sombra sobre el resto del artículo.

La gente en Shuafat, y en cualquier otro campo de refugiados palestinos,  está ahí porque el mundo árabe y sus líderes y organizaciones les han mantenido allí durante unos 68 años. En los años que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, los diversos conflictos crearon cientos de millones de refugiados en Europa y Asia. Sólo los palestinos siguen residiendo en campos y se les priva de la oportunidad de ser reubicados en otro lugar.

De hecho, las Naciones Unidas creó dos organismos separados para ocuparse de los refugiados de dicha época: la UNRWA, que estaba dedicada exclusivamente a los palestinos, y otro organismo para el resto de los refugiados del mundo. Este último organismo tuvo un gran éxito en el cuidado y la búsqueda de nuevos hogares para sus refugiados. La UNRWA mantuvo a los palestinos en los campos, y las naciones árabes y los grupos palestinos se han asegurado de que este siga siendo su destino hasta el día de hoy. El único propósito de mantener ahí a los refugiados y a sus descendientes - que ya se cuentan por millones, y a los que también consideran refugiados - era poder usarlos como un arma contra Israel. Se les mantiene en campos como el de Shuafat y se les dice que algún día van a regresar a sus antiguos lugares de residencia cuando Israel deje de ser un Estado judío.

Que los campos se hayan convertido en terribles y pobres barrios es consecuencia de la negativa del organismo de la ONU, y del mundo árabe, de contemplar cualquier solución para ellos que no sea el llamado "derecho de retorno", el cual significaría la destrucción de Israel. Y que esos campos tan pobres sean focos del extremismo y del terror anti-israelí no resulta sorprendente. En el caso de Shuafat, la difícil situación de los residentes se vio agravada por la guerra terrorista de desgaste lanzada por Yasir Arafat, la cual obligó a Israel a erigir una barrera que tuvo éxito en detener los ataques suicidas palestinos. Como la propia Kushner señaló - la cual se esforzó en informar a sus lectores de que, a pesar de tener un padre judío, no se consideraba judía -:
En casi todos los hogares donde pasamos nuestro tiempo el televisor estaba permanentemente conectado al canal islámico Palestina Al-Yawm, donde se mostraba un montaje incesante de sangre, humo, fuego y combatientes árabes armados con un M-16.
Israel puede ser acusado de falta simpatía por los refugiados, pero tampoco tiene el poder de mejorar las condiciones en Shuafat y en otros campos de Cisjornania, y mucho menos en los de la Gaza controlada por Hamas. La responsabilidad corresponde exclusivamente al UNRWA y a la dirección palestina, los cuales prefieren continuar con sus mismas y cínicas políticas.

También vale la pena observar que el artículo de Kushner se publicó sólo unos pocos días después de la conmemoración anual en Israel de los más de 850.000 judíos que huyeron o fueron obligados a abandonar sus hogares en el mundo árabe y musulmán, durante la época en que se generó el problema de los refugiados palestinos. Por supuesto, ninguno de esos refugiados judíos o sus descendientes siguen viviendo en campos de refugiados. Ellos encontraron nuevos hogares y rehicieron sus vidas en Israel o en Occidente, y también lo hicieron sin la ayuda de las Naciones Unidas, confiando en la filantropía judía.

Los habitantes de Shuafat pueden que sean huérfanos. Pero si permanecen en la miseria y en la desesperanza, la culpa es del mundo árabe que se negó a hacer lo que sí hicieron los judíos, y la razón de ello era utilizar a los refugiados palestinos para destruir Israel, para lo cual los líderes palestinos alimentaron con odio a los refugiados en lugar de con esperanza. La única solución real a esta mezcla tóxica es una paz que ponga fin a la guerra centenaria contra el sionismo. Pero al igual que es preciso un plan de reasentamiento racional para estos refugiados, también es preciso que no sigan explotándolos. Cuando un sesgado medio de comunicación occidental ignora este hecho, los grandes perdedores son los refugiados.


Actualización

Dice la UNRWA que a más de la mitad de los residentes del campo de Shuafat ni siquiera los considera refugiados  - Elder of Ziyon

A medida que continúan las reacciones al artículo del New York Times Magazine sobre Shuafat escrito por Rachel Kushner, una autora patrocinada por Breaking the Silence para escribir artículos en contra de Israel para un libro que saldrá el próximo año por los 50 años de "ocupación", se muestran más ángulos de los inicios violentos de este campo.

Parte de la razón por la que Shuafat está tan atestado es porque miles de árabes que ni siquiera son considerados refugiados por el UNRWA residen allí.

Dice la UNRWA:
Hoy en día, aproximadamente 12.500 refugiados palestinos están registrados como residentes en el campo de Shu'fat. Sin embargo, el UNRWA estima que el número real de residentes en el campo es de alrededor de 24.000.  
El campo de Shu'fa fue anexionado ilegalmente por Israel después de las hostilidades de 1967, cuando Israel estableció unilateralmente los nuevos límites municipales de Jerusalén. Los residentes del campo aún tienen tarjetas de identidad (ID) de Jerusalén y, a diferencia de los titulares de Cisjordania, están autorizados a residir en Jerusalén. Debido a que el Ministerio del Interior de Israel tiene una política de revocación de los ID de Jerusalén para los palestinos que no tienen su "centro de vida" en Jerusalén, el campo se ha convertido en un popular lugar de residencia de los palestinos (no refugiados) con ID de Jerusalén, ya que de otro modo no podrían pagar los altos costos de vida de Jerusalén.
Como de costumbre, la UNRWA no está diciendo toda la historia.

Israel ha intentado, por décadas, resolver el problema de una manera que los residentes de los campamentos pudieran seguir aferrándose a su ID de Jerusalén.

De acuerdo con un artículo en la web oficial de Shuafat, desde mediados de la década de 1970 las autoridades israelíes han tratado de conseguir que los residentes del campo pasen a otras áreas menos concurridas de Jerusalén, especialmente el barrio árabe de Wadi el-Joz. Pero los residentes del campo se han negado categóricamente a la oferta israelí, afirmando que de alguna manera afectaría a su "derecho al retorno".

De hecho, esto significaría que tendrían que pagar el alquiler en vez de conseguir una vivienda libre de la UNRWA. Esa es la verdadera razón.

La propia UNRWA dice que más de la mitad de los residentes del campo no son "refugiados". Es decir, son ocupantes ilegales que se aprovechan de la ilegalidad de la zona.

La UNRWA debería haber asumido la responsabilidad de expulsar a los residentes que no están registrados con ellos, pero por supuesto la UNRWA no lo ha hecho durante sesenta años, por lo que otros árabes se han estado moviendo hacia los campos de la UNRWA desde la década de 1950 para aprovecharse de los servicios gratuitos, y la UNRWA nunca ha hecho nada después de algunos intentos poco entusiastas en la década de 1950.

La conclusión es que Israel ha tratado de solucionar los problemas de Shuafat durante mucho tiempo, y la UNRWA los ha dejado pudrir para seguir el plan general palestino de mantener los "campos de refugiados" como una arma de propaganda contra Israel.


Y Rachel Kushner y el New York Times siguen alegremente esa táctica.

Labels: ,

Un periodista de la AFP (la "Agencia de prensa Francia-Palestina") un cargo de la Autoridad Palestina


El logo del Sindicato de Periodistas palestinos


El periodista de la AFP Nasser Abu Baker en traje de faena

 En un serie conflicto de intereses y en una flagrante violación de la ética periodística, el reportero de la Agencia France-Presse (AFP) Nasser Abu Baker, un residente de Judea y Samaria, recientemente hizo campaña para un asiento en el Consejo Revolucionario de Fatah.

Esa entidad es uno de los dos órganos de gobierno que lidera la facción Fatah de la Autoridad Palestina.

El reportero de la AFP Abu Baker participó como delegado en el VII Congreso de Fatah que concluyó el pasado domingo, según informó esta semana en un comunicado el Comité para la Precisión en la Información sobre el Oriente Medio en América (CÁMARA).

"Mi decisión de presentarme a las elecciones para el Consejo de la Revolución surge de mi y del deseo de mis colegas de despertar a los medios de comunicación de Fatah, ya que se necesita potenciar principalmente el interés nacional y redirigir la brújula hacia nuestra causa en Jerusalén y sobre el derecho de retorno de los refugiados", comentó el propio Abu Baker ante los medios de comunicación de la Autoridad Palestina la pasada semana.

Abu Baker es el presidente del Sindicato de Periodistas Palestinos, y también lleva una campaña para boicotear a los periodistas israelíes, poniéndolos en peligro físicamente además de su capacidad de informar sobre los acontecimientos en los territorios de la Autoridad Palestina.

Desde hace más de una década, Abu Baker (también escrito Abu Bakr) ha informado sobre los asuntos entre los israelíes y Autoridad Palestina para la AFP, ocupando al mismo tiempo altos cargos en el Sindicato de Periodistas Palestinos, la principal fuerza detrás del boicot de los periodistas israelíes.

De acuerdo con Palestinians48.Net, una web árabe-israelí, el Sindicato de Periodistas Palestinos pidió a "todos los funcionarios palestinos que no trataran o dieran entrevistas o declaraciones a la prensa israelí, señalando que se hará un seguimiento de su aplicación de esta decisión, incluyendo tomar posiciones contra los que la violen".

Mientras se desempeñaba como vicepresidente del Sindicato, Abu Baker, amenazó a sus colegas palestinos: "Hago un llamamiento a todos los colegas/periodistas masculinos y femeninos para que boicoteen a cualquier funcionario palestino, independientemente de lo importante que sea, cuando realice entrevistas con periodistas o medios de comunicación israelíes. . . Publicaremos el nombre de cualquier funcionario que de una entrevista a dichos medios a partir de ahora".

El trabajo desde hace mucho tiempo en la AFP de un individuo que no sólo es un agresivo defensor de boicot contra Israel, sino también un aspirante a cargos políticos en la Autoridad Palestina, plantea serias preocupaciones sobre la ecuanimidad de la oficina de la AFP en Israel.

"El conflicto de intereses es claro y evidente", comenta Tamar Sternthal, directora en Israel de CAMERA, que informó por vez primera de la historia de Abu Baker. "Mediante el empleo de un hombre que silencia agresivamente a los periodistas y a las perspectivas israelíes, la ecuanimidad de las noticias sobre Israel que proceden de la AFP se ve comprometida, en el mejor caso, si no está sesgada en el peor".

"Abu Baker dice que quiere despertar a los medios de Fatah para favorecer lo que él piensa que es el interés nacional palestino. Si es esto lo que está haciendo, ¿la AFP considera que es lo correcto?"

Labels: ,

Wednesday, December 07, 2016

Histórica legislación israelí a favor de los asentamientos (si se la toma en serio) - Shmuel Rosner



Hay dos maneras de entender el polémico proyecto de ley que la legislatura israelí, en la Knesset, aprobó ayer en una votación preliminar: la primera es para descartarla como otra demostración de valentía política; la segunda es tratarla como un punto de inflexión en la historia de Israel. Y, por supuesto, este es un retrato en blanco y negro, al que se pueden añadir muchos tonos de gris.

Me explico: la factura final (o el proyecto de ley Regulación, como lo llaman) tiene por objeto permitir a Israel apoderarse de la tierra de sus propietarios legales palestinos, y compensar a estos propietarios cuando las viviendas de los colonos fueron construidos por error en esas tierras. La razón de ser de la legislación es la siguiente: los palestinos no pueden vender la tierra de Cisjordania a los israelíes a causa de una pena de muerte que las autoridades palestinas aplican a los vendedores. La tierra en Cisjordania no siempre tiene ordenado el papeleo de su propiedad y en algunos casos un propietario se da cuenta años después que un asentamiento fue construido en su tierra. La idea de esta ley, en esos casos, es simple: compensar al propietario (el no puede venderla ajeno a su propia voluntad), y evitar la evacuación de las personas que han estado viviendo en la tierra durante muchos años.

Es, por supuesto, una legislación problemática debido a dos cuestiones:

La primera, porque toma tierra de sus propietarios legales. Es cierto que un Estado puede confiscar tierras cuando las necesita para una carretera u otra necesidad pública, pero no puede confiscar las tierras de un propietario para dejar que otro propietario vive en ellas.

La segunda, Cisjordania no es legalmente una parte de Israel y, por lo tanto, las normas del país no se aplican plenamente en ella. En este caso, una fuerza de ocupación está arrebatando el terreno privado de unas personas que no tienen influencia política y no tienen derechos de ciudadanía, y por lo tanto hay un camino razonable para resistir ante tal decisión.

Se trata de una mala legislación, moral, legal y políticamente. Por eso, el Fiscal General, el asesor legal de la Knesset y el primer ministro, se oponen a ella. Hay una posibilidad bastante buena de que si pasa finalmente,  el Tribunal Supremo la rechazaría.

Por lo tanto, ¿debemos tomarla en serio?

Vamos a comenzar con el sí.

Si se toma en serio, lo que el Parlamento israelí hizo ayer es declarar, por primera vez, que considera a Cisjordania como parte de Israel, es decir, sin decirlo abiertamente, la Knesset se movía hacia su anexión. El jefe del partido Hogar Judío quería dejarlo claro: "Este es un día histórico en la Knesset, que pasó de establecer un estado palestino a proclamar la soberanía israelí sobre Judea y Samaria. No tengo ninguna duda: el proyecto de ley de asentamientos está abriendo el camino a la anexión". El líder opositor Yitzhak Herzog también lo tenía claro: "Esta es otra disputa que será recordada en la historia del estado. Este es un proyecto de ley para la creación de un estado bi-nacional".

Tanto los líderes de la derecha y de la izquierda querían, al parecer, con este paso preliminar, que el proyecto de ley entre en los libros de historia.

Si este es el primer paso en el largo camino de Israel hacia una anexión, a continuación el proyecto de ley deberá ser tomado en serio. Para bien o para mal - tanto si uno quiere la anexión o se opone a ella, como es mi opinión personal -, una decisión que coloca a Israel en esta senda es histórica y significativa.

Pero como ya he dicho, hay también otra manera de mirar este proyecto de ley, una forma que nos dice que no es tan grave. Por supuesto, si se elige esta explicación se terminará pensando que tanto la Knesset como sus miembros no son organismo y personas serias. Eso no debería ser una gran sorpresa. La Knesset de Israel no es excesivamente seria y no es menos caótica que la Cámara de Representantes (aunque es algo menos pomposa que el Senado americano). Y así, un análisis sobre este nuevo movimiento legislativo como una simple vuelta de tuerca es muy factible.

Y los hechos racionales son los siguientes:
- La Knesset tiene una necesidad. Es una necesidad política. 
- Hay un partido - El Hogar Judío - que tiene que demostrar a sus unidades constitutivas (colonos y sus partidarios) que está trabajando duro para evitar la evacuación del asentamiento de Amona, o por lo menos realizar limonada de una evacuación agria. Con respecto a lo que pretende el Hogar Judío, que hizo historia al aprobar la legislación, ellos saben perfectamente que esto es un triunfo temporal y frágil, que la ley bien no podría pasar las próximas rondas, o puede ser que no pase la barrera legal de la Corte Suprema, o bien que podría resultar imposible implementarla. 
- Está el partido Kulanu. El líder de Kulanu, el ministro Moshe Kahlon, se comprometió a proteger al Tribunal Supremo de la legislación que intente anular la decisión que ya emitió ese mismo tribunal. Así que se conformó con que la legislación no incluya esos elementos, y todavía es lo suficientemente satisfactoria para mantener la coalición intacta y así poder aprobar el presupuesto, su principal preocupación como Ministro de Economía. 
- Están los partidos haredim. En realidad, no importan. Ellos quieren que la coalición sobreviva y están dispuestos a votar a favor de este cuestionable proyecto de ley con este propósito. En su defensa, dirán que probablemente no creen que este proyecto de ley sea de gran importancia, y lo ven todo como un espectáculo político que no les concierne.
- El Partido Likud también apoya la legislación. ¿Por qué? Debido a que tiene poco que perder y mucho que ganar con ello. Al votar por ella, demuestran a la derecha que el partido Likud es tan derechista como el Hogar Judío, su principal competidor en ese ámbito. ¿Y qué pasa con el posible daño a Israel o al estado de derecho? Bueno, eso es competencia del primer ministro (que se opone a la ley sin decirlo claramente, y todavía está buscando la manera de convertirla con otra cosa) o del Tribunal Supremo (siempre útil para salvar a Israel de sí mismo). 
El resultado final será obvio: todo el mundo será feliz. Incluso la oposición, que ahora cuenta con una nueva herramienta con la que atacar al gobierno. Y en cuanto a la nueva legislación, puede que aún sea enterrado por la propia Knesset, o por el Tribunal Supremo. O puede que llegue a ser histórica. Es demasiado pronto para decirlo con seguridad.

Labels: ,

El "becerro de oro" que quiere derribar la izquierda: Un monumento dorado a la condescendencia de la izquierda - Dror Eydar - Israel Hayom



¿Por qué echaron abajo la estatua de oro de la Plaza Rabin? Un artista la creó desde el fondo de su alma sirviéndole como caja de resonancia de la realidad, y si bien no de la auténtica realidad, al menos del entorno social en el que opera y se mueve. Su diseño, siguiendo el estilo de los monumentos fascistas y comunistas - un quiño quizás para los amantes de ese estilo, aquellos que en la izquierdan odian al primer ministro Benjamin Netanyahu -, nos muestra la visión del mundo del artista y de su entorno. Esta es la forma en que ven al campo político opuesto. Pero esto no es nada nuevo, lo oímos hasta la saciedad en las últimas elecciones y después de ellas. Hemos escuchado cosas mucho más vergonzosas sobre la derecha y sobre Netanyahu en las muchas manifestaciones que esta plaza ha visto.

Al otro lado de esta estatua temporal en la plaza se encuentra una pirámide invertida del escultor Yigal Tumarkin, un monumento permanente al imperialismo de la izquierda en el arte israelí, ese que no permite ninguna opinión que no esté de acuerdo con la línea oficial de la izquierda para poder darse a conocer. El crítico de arte y periodista Adam Baruch escribió una vez: "El memorial ha nacido de la poderosa política del modernismo local... en oposición a una otra y diferente presencia en la esfera pública. Está fuera del imperialismo provincial y de la necesidad de asegurarse la hegemonía... el memorial representaba a una sola lectura de 'Memorial del Holocausto', una lectura modernista local... tratando de dictar un nuevo orden israelí. Las lecturas tradicionales, nacionales y judías han sido rechazadas y apartadas".

Por lo tanto, era adecuado que la estatua de oro estuviera situada al otro lado del monumento de Tumarkin. ¿Es sólo una coincidencia que las personas que se oponen sistemáticamente al discurso público y gratuito, a unos múltiples canales de medios, a la variedad cultural y político en el mundo académico y en los medios de comunicación, se encuentran entre los que han adorado dichas instalaciones?

Hasta hace poco, se las arreglaban para silenciar a cualquier persona que no perteneciera a las filas de la élite gobernante de la sociedad israelí, y ahora - precisamente ahora - la esfera pública y los medios de comunicación está llenos de voces diferentes que amenazan el pastel de la hegemonía desde larga fecha de la izquierda. Y eso hace que se enojen.

La estatua era una referencia al becerro de oro. En la historia bíblica, las voces que se oponían no tenían lugar, al igual que en el discurso totalitario de la izquierda, sobre todo en el ámbito de las artes visuales. Incluso ahora, los buenos artistas se mantienen fuera de los museos que todavía están controladas por los miembros de la vieja guardia de las élites. Pero en Israel, ajena a los museos y a las instituciones académicas, y en parte a los medios de comunicación, la libertad de expresión está floreciendo. Sólo la libertad de expresión permite a un artista instalar una dura representación del primer ministro en una plaza pública y ser aplaudido por ello.

¿Qué opinan ustedes,  habría existido tanta cobertura si se hubiera instalado una estatua de chocolate que representara al líder de la oposición, Isaac Herzog, o bien una columna de sal representando a Tzipi Livni, o quizás una antorcha ardiente con la imagen del líder de la Lista Árabe Conjunta, Ayman Odeh? Y algo más para reflexionar: ¿Existe alguna diferencia fundamental entre esa repugnante imagen de photoshop del difunto Yitzhak Rabin retratado en un uniforme nazi y esta exhibición? Después de todo, sólo las exposiciones extremas ponen a prueba la libertad de expresión, ¿verdad?

Por otra parte, ¿qué utilidad tendría una estatua becerro de oro si no es un llamamiento a destrozarla y a atacar a sus fieles, como en la historia bíblica? Si es así, ¿podemos deducir que la exposición fue un llamamiento encubierto a la violencia?

Deberían haber permitido que la estatua permaneciera en el lugar como un testimonio dorado de la alienación y la vacía condescendencia de la izquierda israelí hacia cualquier persona que no esté de acuerdo con ella, y un monumento constante a la absurda seriedad con que se toman a si mismos sus variados portavoces.

Labels:

El Likud y el Hogar Judío, en lo referente a Amona, han perdido la brújula


Benny Begin

Labels:

¿Dicen que luchan contra el antisemitismo mientras financian la demonización de Israel? - Ben-Dror Yemini



La Rockefeller Brothers Fund (RBF) ha asignado una subvención especial para el New Israel Fund (NIF) para "que realice una investigación y un informe sobre el antisemitismo en los campus de los Estados Unidos". Cuando vi esta noticia no podía creer lo que veía.

Vamos a dejar de lado al NIF, la cuestionada macro Ong de la izquierda, por un momento. La RBF financia a los grupos que apoyan la campaña del BDS, y forman parte por lo tanto de la punta de lanza de la propaganda de demonización contra el Estado de Israel. El estilo, las mentiras, la predica y el lavado de cerebro son similares a los patrones de acción de las campañas anti-judías en la década de 1930.

Pero el caso es que no hay necesidad de ninguna nueva investigación por parte de cualquier organismo, incluyendo el NIF, para saber que quien está expuesto a la propaganda producida por esos grupos financiados por la RBF, rápidamente llega a la conclusión de que Israel es un monstruo que no tiene derecho a existir. Los jefes de campaña del BDS no tratan de ser justos. Y no les importa y lo dicen en voz alta. Están en contra de una solución de dos estados y están a favor de la destrucción de Israel. Estos son los grupos financiados por el RBF.

¿Son las actividades de estos grupos de carácter antisemita? Vamos a poner las definiciones israelíes a un lado y vamos a referirnos a la definición de antisemitismo del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Pues bien, los activistas del BDS parecen encajar en casi todos los segmentos que definen al antisemitismo en ese documento. Incluye, por cierto, no sólo la demonización sino también la utilización del doble rasero, la comparación gratuita de Israel con los nazis y negar el derecho de Israel a existir, o el derecho de los judíos a su autodeterminación.

En otras palabras, el Rockefeller Brothers Fund estadounidense está alimentando la demonización de Israel, mientras que "inocentemente" dice querer examinar el crecimiento del antisemitismo. Por supuesto, hay judíos en la dirección del RBF, Daniel Levy por ejemplo, que también es uno de los líderes de J Street, pero la presencia judía siempre ha sido una excusa conveniente para evadir las acusaciones de antisemitismo. Y por lo demás, vivimos en una época en la ciertos judíos no tienen problemas en ser antisemitas, porque el antisionismo se ha convertido en la versión políticamente correcta del antisemitismo.

Con el fin de obtener una buena reputación, el Rockefeller Brothers Fund se volvió hacia el NIF. No hay necesidad de explicar este absurdo. Cabe mencionar que el RBF se "opone oficialmente" al antisemitismo. En la práctica, financia a grupos como Breaking the Silence y Adalah, que se han convertido en la carne y la sangre de la campaña de demonización de Israel. Una vez, hace cinco años, el NIF cambió los criterios para la concesión de subvenciones tras las críticas públicas recibidas. Ha llegado la hora de otro cambio.

En cualquier caso, le pregunté a la gente del NIF sobre la investigación que llevaría sobre el antisemitismo en los campus estadounidenses, si ellos la conducirían o la llevarían a cabo la gente del RBF. La cuestión sigue en estudio, me informaron tres días más tarde. Continuará (cuando me llega la respuesta).

Labels: ,

Tuesday, December 06, 2016

Cómo fue Obama quien creó realmente el affaire Amona - Evelyn Gordon


Amona

Observando como el gobierno israelí se convulsionaba por solamente las 40 casas del ilegal asentamiento o puesto de avanzada de Amona, un intruso podría preguntarse si se habían vuelto locos. Si usted no entiende las políticas subyacientes, no hay una explicación racional de por qué unos altos funcionarios del gobierno israelí  han dedicado más horas a tratar de encontrar una manera de evitar que se arrasen esas 40 casas que a numerosas cuestiones de mucho más peso. Las políticas del todo o nada tiene la culpa, y también muestran por qué el enfoque de Barack Obama ante la cuestión de los asentamientos ha sido en última instancia tan destructiva para la solución de dos estados que afirma favorecer.

Como el comentarista israelí Yossi Verter, en el diario Haaretz, señaló la semana pasada, el primer ministro Benjamin Netanyahu no ha tenido anteriormente ningún problema para tomar medidas que disgustan a su base. En el 2009 instituyó un congelamiento sin precedentes de 10 meses de la construcción en los asentamientos, y eliminó otros puestos avanzados ilegales con poblaciones relativamente grandes. La construcción de asentamientos ha sido más lenta en su reloj que bajo ningún otro primer ministro anterior, algo que incluso el diario de extrema izquierda Haaretz admite. Incluso impuso una congelación no declarada y sin precedentes de la construcción en los grandes barrios judíos de Jerusalén Este. Entonces, ¿por qué este cambió repentino?

La respuesta, que me quedó clara durante una discusión durante el almuerzo del Shabbat, se deriva de una brecha generacional. La memorias política más ardiente de mi generación la representan los Acuerdos de Oslo de 1993 y el subsiguiente incremento del terrorismo palestino, la fracasada cumbre palestino-israelí del 2000 y el derramamiento de sangre resultante de la segunda intifada y la retirada de Gaza de 2005, con el consiguiente lanzamiento de cohetes contra Israel que siguió, lo que ha llevado hasta ahora a tres guerras.

Por lo tanto, desde nuestra perspectiva, Netanyahu estaba básicamente haciéndolo bien. A diferencia de todos sus predecesores, ha resistido la masiva presión internacional para realizar más concesiones territoriales que serían igualmente desastrosas para la seguridad de Israel. En consecuencia, estamos dispuestos a disculparle en otros asuntos, incluso cuando no estamos de acuerdo con él.

Pero aquellos que eran niños durante la mayor parte o la totalidad de los acontecimientos anteriores, tienen una visión muy diferente de Netanyahu. A falta de la memoria sobre la rapidez con que otros primeros ministros sucumbieron a la presión exterior - Isaac Rabin y su promesa de no negociar con la OLP, Ariel Sharon y su promesa de no retirarse unilateralmente de Gaza -, las nuevas generaciones no reconocen en Netanyahu su coraje a la hora de no sucumbir ante la exigencia exterior de más desastrosas retiradas territoriales. Esa fortaleza ya se da por sentada.

Lo que ven en cambio es la forma en que de facto ha cedido el control de la tierra, dando poder al veto de la comunidad internacional sobre cuando y dónde puede construir Israel. Para tomar un ejemplo más claro, ¿qué otra nación se abstiene de construir unas viviendas que necesita desesperadamente en su propio capital por temor a la presión internacional? ¿No supone eso una burla de la reivindicación de Israel de su soberanía sobre Jerusalén?

Así que después de casi ocho años de congelación de la construcción declarada y no declarada, los activistas más jóvenes están en ebullición y frustrados. Ellos quieren ver como Israel actúa como un país normal y soberano, y edifica donde lo considere oportuno, lo cual, para muchos de ellos, significa toda Cisjordania.

Amona que se ha convertido en el vehículo para su frustración es un simple accidente del destino. Debido a que el Tribunal Supremo ordenó su demolición el 25 de diciembre, el truco habitual del gobierno fue posponer cualquier decisión que implicara problemas, o bien arrasar ese puesto de avanzada o legalizarlo en las próximas tres semanas.

Pero ¿qué tiene esto que ver con la política de asentamientos de Obama? La respuesta es sencilla. Los anteriores gobiernos de los Estados Unidos distinguían entre áreas que Israel es casi seguro que mantendría en cualquier acuerdo con los palestinos, como los grandes barrios judíos en Jerusalén Este o los grandes bloques de asentamientos, y esos otros asentamientos aislados que tendrían que ser evacuados en virtud de tal acuerdo. Es decir, la construcción en esas zonas que Israel mantendría no obstaculizaba las perspectivas de una solución de dos estados, por lo que las administraciones americanas anteriores no plantearon tanto alboroto al respecto.

La administración Obama, por el contrario, se opone tan ruidosamente a la construcción de nuevas viviendas en los grandes barrios judíos de Jerusalén como a las nuevas casas en los asentamientos más aislados o los puestos de avanzada en Cisjordania. Tampoco ha otorgado a Netanyahu ningún crédito por su contención sin precedentes a la hora de la construcción en los asentamientos. En cambio, de una manera continuada y falsa le ha acusado de una construcción "agresiva", y luego ha utilizado esta falsa acusación para culparlo del estancamiento del proceso de paz.

Si Obama hubiera aceptado en silencio ese menor construcción en Jerusalén y en los bloques de asentamientos, y hubiera reconocido públicamente la contención de Netanyahu, el primer ministro israelí habría tenido un caso sólido de defender ante los airados jóvenes activistas de su partido. Es cierto que no estamos construyendo en todas partes, podría haberles dicho, pero al menos estamos construyendo en aquellos lugares que sí son importantes para nosotros. La moderación en otras áreas vale la pena por el bien de unas buenas relaciones con Washington.

Pero de cara a la política real de Obama, Netanyahu no tiene nada que reivindicar. "No se está construyendo en cualquier lugar", le replican los jóvenes activistas, "y si usted genera tanta indignación internacional construyendo en Jerusalén como construyendo en Amona, por qué no dejarse de dudas y construir en todas partes?"

Netanyahu se ha esforzado desesperadamente en encontrar algún tipo de compromiso sobre Amona, y puede que llegue a tener éxito. Pero la ira de los jóvenes activistas no va a desaparecer, por lo que en algún momento tendrá que elegir: empezar a construir y correr el riesgo de irritar a la comunidad internacional, o continuar con su contención y correr el riesgo de perder su propia base política. Y cuando los políticos en los países democráticos se ven obligados a elegir entre sus votantes y los líderes extranjeros, estos últimos suelen perder.

Por lo tanto, si la comunidad internacional quiere asegurarse de que la construcción en los asentamientos no va a socavar una solución de dos estados, tiene que dejar de oponerse a la construcción en aquellas zonas donde no compromete esa solución, como Jerusalén y los bloques de asentamientos, y empezar a dar crédito a Netanyahu por su contención. De lo contrario, éste irá sin municiones a la lucha contra esos airados jóvenes activistas de su base. Y si no puede con ellos, es casi seguro que se unirá a ellos.



Labels: ,

Cuando el premio Nobel S.Y. Agnon se ocupó de la biblioteca de G.Scholem - Ofer Aderet - Haaretz


G.Scholem en su biblioteca

Durante la Guerra de la Independencia de 1948,  Shmuel Yosef Agnon, uno de los más grandes escritores hebreos, se vio obligado a salir de su casa demasiado cercana a los combates en Jerusalén, y moverse temporalmente a la casa de su amigo, el famoso erudito de la cábala Gershom Scholem, en el barrio de Rehavia.

Scholem, que estaba en un año sabático en los Estados Unidos en aquel momento, puso voluntariamente su casa a disposición de su amigo, pero le dejó una lista de instrucciones, de esa clase que reciben hoy en día los inquilinos de los hogares Airbnb. La divertida carta con las instrucciones, que se conserva en el archivo de la Biblioteca Nacional de Israel en Jerusalén, fue expuesta esta semana en el 50 aniversario de la recepción por parte de Agnon del Premio Nobel de Literatura, una fecha que se conmemorará la próxima semana en una serie de actos en la Biblioteca Nacional.

La carta que Scholem le remitió a Agnón comenzaba, como era de esperar, con una cálida bienvenida en su estilo único. "Que vivas en nuestra casa en paz, y que puede gozar de vivir allí", le escribió el profesor. "Escribir historias y libros - sefer, sofer y sipur [un libro, un escritor y una historia] - todo forma parte de la raíz de su alma, y ​​sobre todo sabemos lo que dijo el Baal Shem Tov, que los objetos de un hogar, personales, de la casa y de sus alrededores, están llenos de destellos de su alma y están esperando a ser elevados, y parece claro que usted encontrará muchos de sus destellos aquí (en la casa), de cuya reparación se tendrá que ocupar, y ese es el secreto de las jornadas de un hombre, como todo el mundo sabe".

Sin embargo, después de las salutaciones llegó la parte de las exigencias. "Pero te lo ruego que no desgastes toda la vitalidad de los elementos del hogar para que yo, cuando regrese, no los encuentre desfallecientes, Dios no lo quiera", escribió Scholem.

Una petición más importante, al parecer, era mantener la integridad de la biblioteca de Scholem, que contenía alrededor de 25.000 libros y que también hoy se conserva en la Biblioteca Nacional. Scholem le pidió a Agnón que no prestará sus libros y no los mezclará con los de Agnón.

"Hay una doble ventaja de que estés aquí: no sólo vas a disfrutar de los libros, sino que además yo no te molestaré con movimientos nerviosos. Un erudito como usted sabrá cómo beneficiarse de lo que tendrá en sus manos. Yo únicamente le solicitó la importante y específica petición de que no presté cualquiera de mis libros, sin importar a quién y sin excepción. Si mis amigos y conocidos, que usted conoce, quieren hojear algún libro y no tienes nada en contra de ellos, y son por lo tanto bienvenidos, que no los muevan de allí".

Scholem incluso aclaró un espacio en su biblioteca para que Agnon pudiera traer sus propios libros. "Le deje un espacio para sus propios libros (si quiere traerlos) en la esquina de la sección dedicada a la herejía sabateana, y si los coloca en esos estantes no hay peligro de que las jurisdicciones y los límites sean confundidos".

"Espero que nos encontraremos en paz, y mientras tanto grandes bendiciones y amistad para usted y su familia, de parte de su amigo Gershom Scholem", concluye la carta.

Agnón continuó con su obra literaria en su nueva residencia, donde pasó la mayor parte de 1949. Durante su estancia allí escribió una historia llamada "Edo y Enam", donde se describe a un escritor que se va a vivir al hogar de unos conocidos con el fin de mantener de cuidarla mientras ellos están en el extranjero.

El 10 de diciembre de 1966, Agnon recibió el Premio Nobel de Literatura, que compartió - una rara ocurrencia - con la poeta judía Nelly Sachs. Agnón fue el primer israelí en recibir el premio. Una cita de su discurso de aceptación en la entrega de los premios apareció en el billete de 50 shekel que llevaba su fotografía, antes de que fuera reemplazado hace dos años por un billete de banco con la imagen del poeta hebreo Shaul Tchernichovsky.

Labels:

Gracias a la izquierda, Netanyahu sobrevivirá - Israel Harel - Haaretz



A la altura de la conmoción por el "caso" de los submarinos, el primer ministro Benjamin Netanyahu aún podría celebrar con satisfacción esta semana ya que sus días en la Oficina del Primer Ministro han superado a los de David Ben Gurion. "(Vayan) más despacio", les dijo desafiante a todos los que han utilizado este presunto "escándalo" hasta el momento como pretexto para removerlo de su cargo, "voy a estar aquí por un largo tiempo".

Es casi seguro que el primer ministro sobrevivirá a este asunto, e incluso también si sale de él con moratones y agitado. En Israel, el nepotismo se ha convertido en norma, y por otra parte no se derriba a un primer ministro por hedonismo o violaciones éticas. Y será gracias a los pecados cometidos en el pasado por sus oponentes ideológicos (la izquierda israelí), y no porque esté cerca de alcanzar los logros históricos y personales de Ben Gurion (como él piensa), Netanyahu probablemente servirá como primer ministro por un buen tiempo.

Ben Gurion sentó las bases del Estado judío y mostró una gran valentía cuando decidió, en oposición a la mayoría de los líderes políticos de ese momento, declarar el establecimiento formal de Israel. Además de ponerse al frente del país durante muchos años, una razón su éxito fue la unificación de las diversas tribus de su partido, el Mapai. A pesar de que cientos de miles de nuevos inmigrantes mizrahim fueron objeto de discriminación y clamaron bajo el yugo de Mapai, después de recibir sólo las migas del pastel de parte de sus gobernantes, ellos le dieron el visto bueno como el Mesías que había establecido el estado y el derecho a vivir en la Tierra de Israel.

La alianza de los herejes socialistas con el mundo mesiánico es lo que otorgó la posibilidad de liderar a la nación por "la senda de Ben Gurion". Y es que de hecho, Ben Gurion sí tenía una ruta.

Y debido al abandono de esa misma ruta (por la izquierda y el laborismo), y no a causa de su visión o talento, Netanyahu ha podido sobrevivir en la oficina del Primer Ministro durante más tiempo que el padre fundador del país. La regresión comenzó cuando los miembros del Alineamiento Laborista (Ma'arach) abandonaron el nacionalismo judío y adoptaron el individualismo liberal, lo que ha servido para alejarlos de una gran parte de la coalición formada en su día por Ben Gurion. Los derechos de los palestinos, de la comunidad LGBT y los refugiados se han convertido en su principio rector, mientras que el sionismo, el patriotismo y un destino judío compartido se han convertido en ideales secundarios, y con el paso del tiempo, incluso inasumibles.

El teatro hebreo, una poderosa herramienta para galvanizar la nación y su voluntad de lucha, se ha convertido en una amarga opositor, a veces incluso con respecto a la existencia misma del Estado. Lo mismo ocurre con el cine israelí. La literatura que comenzó a hacer girar las ruedas del sionismo en el siglo XIX se ha convertido ahora en la literatura de la desaparición y la contrición.

Al mismo tiempo, un nuevo fenómeno apareció lleno de ímpetu, el de los sionistas religiosos, que afirmaban - con un descaro imperdonable - que eran los continuadores de los padres fundadores. Hoy, casi medio siglo después de que se estableciera la empresa de los asentamientos y unas instituciones educativas sin precedentes, estas personas han cimentado la coalición de Netanyahu, el cual no tiene el poder para construir este tipo de empresas, ni posee sus fundamentos morales y prácticos.

Debido a que la doctrina de Zeev Jabotinsky, como la de Ben-Gurion, ya casi no tienen más seguidores dentro de los políticos del establishment, este fenómeno, el sionismo religioso, ha ocupado ese vacío y aspira a utilizar la increíble energía de que dispone para lograr sus objetivos.

Ese especial poder que tiene el sionismo religioso descansa hoy en día en el campo que se denomina "nacionalista". Si Netanyahu trae a su coalición otros componentes procedentes de otros ámbitos en su lugar, la coalición se colapsará instantáneamente. Para que él pueda tener éxito y consiga "permanecer en su puesto durante mucho más tiempo", se verá obligado a utilizar - más de lo que ha sucedido hasta ahora - los caminos del sionismo religioso. El puesto de avanzada ilegal de Amona, y lo que simboliza, es sólo uno de estos caminos.

Labels: ,

Monday, December 05, 2016

Cómo combatir el terrorismo y el ejemplo de Israel: ¿Por qué en Le Monde se reprocha a las víctimas querer defenderse? - François Rachline - Slate



El redactor en jefe del área de Internacional de Le Monde, Christophe Ayad, ha firmado una crónica en este diario el 2 de diciembre titulada "La israelificación el mundo (occidental)". La frase que resume su contenido: "Occidente se ha empeñado en querer parecerse a Israel, una fortaleza sitiada, en búsqueda de respuestas de seguridad a sus problemas políticos".

Por lo tanto, no se trata de seguir viendo a los judíos como "verdugos", esa tradicional posición antisemita que permitiría "equilibrar" lo sucedido en Auschwitz y adquirir una dosis barata de buena conciencia, pero sí que permite designar a Israel como una especie de "enterrador de la civilización occidental", incapaz de reaccionar y combatir de forma "inteligente" el terrorismo ciego del que es el objetivo. Y así, Israel no está aislada en el mundo, tal como sostendría la derecha de Israel, "sino que es Occidente el que ha unido a Israel, un presagio y síntoma de lo que está por venir".

Israel como enterrador de la civilización occidental

Atención, buenas gentes de Occidente, no es el terrorismo el que nos amenaza, es seguir el ejemplo y poder convertirnos en Israel. Defenderse ante la violencia, tal como hacen los israelíes cuando quieren matarles, está muy mal. Los israelíes no han comprendido nada. Piénselo de nuevo: ellos buscan increíblemente evitar los asesinatos. Pero harían mejor cambiando el método. Por supuesto, el periodista de Le Monde no propone ninguno.

Las dos columnas publicadas sobre este tema ilustran muy bien el tipo de culpabilidad que sienten algunos occidentales de cara a los que les niegan y odian. Su pensamiento utiliza pocas palabras: el Estado de Israel ha sufrido una violencia terrorista bastante antes que los países occidentales y ha reaccionado defendiéndose como ha podido (barrera de separación, puestos de control, permisos de trabajo, etc.), hasta el punto de instalar una vigilancia que va hasta investigar el ordenador de una joven palestina por sus proyectos de asesinatos. Pero nuestro autor se lamenta de ello criticando al Estado judío, como al mundo occidental al que habría contaminado, por "su negativa a plantear la única pregunta que valdría la pena formular: ¿por qué una todavía adolescente llega a proyectar apuñalar a soldados o civiles en vez de ir a clase?" [N.P.: por cierto, tal como se ha demostrado, muchos de estos ataques han constituido realmente intentos de suicidio como consecuencia de problemas personales y familiares]

Por supuesto, nuestro reportero quiere, como todos los demás, que el conflicto palestino-israelí se resuelva "de una manera realista y racional". Pero no nos dice cómo.

La obsesión por el odio

Pero tiene razón después de todo, ¿por qué? ¿Por qué estudiantes franceses de secundaria parten a Siria para formarse en la violencia ciega? ¿Por qué no logramos erradicar de su cerebro esa obsesión por el odio? Lean el artículo: la sombra de la respuesta se perfila a su pesar detrás de sus líneas. Quizás porque la joven palestina no soporta la presencia de Israel. Tal vez porque ella prefiere matar judíos que ir a clase, como los yihadistas franceses que odian tanto a Francia que quieren sobre todo matar a franceses sobre su suelo (ver el libro "Les Revenants", de David Thomson, del cual Le Monde publicó un anticipo).

Quizás, después de todo, porque nosotros les proporcionamos las razones de su odio. !Ah, que víctimas más cabronas! Por último, cabe reconocer que si se desata el terrorismo contra Israel, como contra muchos países occidentales, eso significa que todos somos culpables. ¿De qué? Sí, ¿de qué exactamente?

Culpable por querer vivir

¿Cuando se viola a una mujer por llevar una minifalda, es ella la que se lo ha buscado? ¿Es esto lo que nos quieren decir? Ella, la víctima, sería la culpable. Si se vistiera de una manera diferente eso no le ocurriría. ¿Cuando un niño obeso es golpeado y se abusa de él por parte de sus compañeros, tendría que reconocer que su aspecto sería exasperante para ellos?. ¿Cuando se decapita a un rehén, no se ha expuesto él mismo a esta barbarie al negarse a someterse a las reglas de sus asesinos potenciales? Y por supuesto, no se trata solamente de los occidentales, sino de todos los seres humanos que viven en la tierra.

¿De qué son culpables todas las víctimas del terrorismo? Pues simplemente de querer vivir. Todos tienen el derecho a vivir como quieran, sin poner en peligro la vida de los demás. Y eso vale para Occidente, como para Israel. Por supuesto, nuestro redactor quiere, como todos los demás, que el conflicto palestino-israelí se resuelva "de una manera realista y racional". Pero él no dice cómo, de si, cansados de este conflicto, los israelíes deberían renunciar a vivir como desean para así asegurarse de que los terroristas cesen de asesinarlos. Lo que él llama el "problema político".

Labels:

Otro ataque contra los musulmanes acapara titulares, mientras que el aumento del antisemitismo sigue enterrado, salvo si lo genera la ultra-derecha


La joven musulmana acosada

 El New York Daily News escribió sobre un ataque contra unos musulmanes en el metro:
Los usuarios del metro se limitaron a observar como tres hombres blancos ebrios gritaban repetidamente "Donald Trump" y lanzaron insultos anti-Islam contra una estudiante musulmana del Baruch College, antes de intentar quitarle su hijab en un vagón de metro del East Side, le comentó la mujer a Daily News.
El documento detalla las acusaciones de la joven musulmana durante más de 20 párrafos, y luego cita a un funcionario musulmán que denuncia el aumento de los ataques de sesgo antimusulman tras la elección de Donald Trump:
El incidente es uno más en una larga lista de crímenes de prejuicio en toda la ciudad desde la elección de Trump. Los policías dijeron que desde el 8 de noviembre hasta el 27 de noviembre, hubo 34 incidentes reportados en comparación con 13 en el mismo período en 2015.  
Los musulmanes americanos, y en particular los hombres y mujeres que llevan vestimenta religiosa, están siendo cada vez más el blanco del odio en todo el país a raíz de la elección de Trump" dijo Afaf Nasher, director ejecutivo de la sucursal en Nueva York del Consejo de las Relaciones Estadounidenses-Islámicas.
El último párrafo del artículo da detalles sobre estos incidentes 34:
De los 34 incidentes entre el día de las elecciones y el 27 de noviembre, 18 han sido de naturaleza antisemita, en comparación con cinco en el mismo período del año pasado; 5 han sido anti-gay; otras 5 anti-blancos; 2 dirigidos contra los musulmanes y 1 anti-negro. 
Recopilemos:

18 incidentes antisemitas. Más que cualquier otro incidente de sesgo y de prejucio combinados.

2 incidentes antimusulmanes.

Sin embargo, 25 párrafos sobre la islamofobia y ninguno sobre el odio a los judíos

Labels:

Cuando unas preguntas sesgadas pretenden imponer las respuestas



La revista pro-palestina y antisionista israelí 972 ha comentado el resultado de una encuesta del Instituto Brookings:
El número de estadounidenses que apoyan la imposición de sanciones contra Israel por su desafiante política de asentamientos se ha disparado hasta un 46%, el mismo porcentaje de estadounidenses que votaron por Donald Trump en la elección presidencial.  
Ese número ha aumentado hasta casi 10 puntos porcentuales en el último año, según una encuesta nacional publicada por el Instituto Brookings este viernes, en el marco de Forum Saban de esta semana, "Un diálogo anual entre los líderes de Estados Unidos e Israel"  
Entre los demócratas, un 60% apoyaba imponer algunas sanciones económicas o tomar medidas más serias" en respuesta a los asentamientos israelíes según dicho sondeo. Un número mucho menor de los encuestados republicanos (un 31%) también apoyaba las sanciones.
Ahora, observen cómo estaba redactada la pregunta del Instituto Brookings:
Uno de los problemas de la tensión entre los Estados Unidos e Israel ha sido la construcción de asentamientos israelíes en los territorios ocupados por Israel en la guerra de 1967. Estos asentamientos son considerados ilegales por la mayoría de la comunidad internacional, y se han opuesto a ellos todas las administraciones norteamericanas, tanto republicanas como demócratas. El gobierno de Israel ha seguido construyendo asentamientos argumentando que ellos tienen el derecho de hacerlo, o que no son obstáculos para la paz. 
¿Cómo cree que los EEUU deberían reaccionar ante nuevos asentamientos?

La pregunta comienza cargando la cuestión afirmando que "Los asentamientos son una fuente de tensión entre los EEUU y los israelíes", que "los asentamientos son ilegales" y que "todas las administraciones se han opuestos a ellos". El punto de vista de Israel se presenta como si los israelíes no tuvieran argumentos sólidos o válidos para apoyar dichos asentamientos, afirmando solamente que dicen "tener derecho a hacerlo o que no son obstáculos para la paz".

No es de extrañar que la encuesta fuera diseñada por Shibley Telhami, el profesor de la Anwar Sadat para la Paz y el Desarrollo de la Universidad de Maryland, y autor de "El mundo a través de los ojos de los árabes".

Los encuestadores siempre deberían revisar sus preguntas para evitar sesgos no intencionales. Pero es muy difícil de creer que el sesgo de esta pregunta no fuera intencional.

Imaginen ahora el resultado si la pregunta hubiera sido redactada de esta otra manera:
El pueblo judío ha vivido en Judea y Samaria durante miles de años, y ambas zonas forman parte central de su historia. La comunidad internacional parece apoyar un estado palestino en aquellas áreas en donde a los judíos, que viven  en su hogar ancestral, no se les permitiría permanecer en sus hogares. ¿Deberían los EEUU apoyar el derecho de los judíos a seguir viviendo en la tierra de sus antepasados?
O quizás de esta otra manera:
La gran mayoría de los colonos israelíes viven en zonas que se convertirían en parte integrante de Israel en cualquier plan de paz concebible. ¿Cómo debería reaccionar los EEUU cuando Israel permite nuevas casas en terrenos que no afectan a ningún palestino y que de todos modos pasarán a formar parte de Israel?
La encuesta tiene otras preguntas de parecido estilo. Por ejemplo:
Como usted sabe, ha habido sugerencias de que el Consejo de Seguridad de la ONU debería aprobar la creación de un Estado palestino. Esta idea ha recibido cierto apoyo en Europa, pero recibe la oposición de Israel. Si el Consejo de Seguridad de la ONU considera un plan de este tipo, ¿qué le parece que deben hacer los EEUU como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU? 
Y observen ahora esta otra posible redacción:
¿Tanto Israel como los EEUU apoyan la creación de un Estado palestino, pero han insistido en que sólo venga de la mano de unas negociaciones entre las partes, y no de una acción unilateral por parte de una ONU que ha tenido y tiene un sesgo sistemático en contra de Israel?

Labels:

Sunday, December 04, 2016

El 9 de diciembre de 1666, cuando todos menos uno de los devotos de Shabbetai Zvi fue excomulgado - David B. Green - Haaretz



El 9 de diciembre de 1666 fue la fecha en la que los rabinos de Constantinopla excomulgaron a todos los seguidores de Shabbetai Zvi, con la excepción de Nathan de Gaza, el hombre más responsable de la propagación de ese fervor mesiánico por todo el mundo judío. Un año y medio antes, Nathan, un hombre culto que era un estudioso de la cábala luriánica, había tenido una visión que le informó que Shabbetai Zvi (1626-1676) era el agente mesiánico, ese que daría paso a la era de la redención. Después de convencer a Shabbetai de la verdad de su visión, Nathan, un brillante divulgador y portavoz, asumió la misión de difundir la palabra a través de Tierra Santa y Europa.

Abraham Nathan ben Elisha Hayyim Ashkenazi - sólo más tarde conocido como Nathan de Gaza, sobre todo por sus enemigos - nació en Jerusalén en 1643. Su padre fue Elisha Haim Ben Yaakov, un judío polaco o alemán que añadió el apellido "Ashkenazi" al nombre de la familia cuando se estableció en Jerusalén. Elisha Haim trabajó como un emisario de la población judía de Jerusalén para recaudar dinero para sus miembros en Europa y en Marruecos.

Nathan se crió en la ciudad santa, donde estudió durante sus primeros 20 años con el gran talmudista Jacob Hagiz. A finales de 1663, cuando Samuel Lissabona, un rico empresario de Gaza, consultó a Hagiz sobre un marido apropiado para su hija, le recomendó a su alumno estrella, Nathan. Después de casarse con la hija de Lissabona, Nathan se trasladó a Gaza, y fue allí donde comenzó a profundizar en la cábala luriánica.

De acuerdo con el gran erudito del misticismo judío Gershom Scholem, su exposición a la cábala despertó en Nathan "un despertar que tuvo la violencia de una explosión". Mientras que Nathan había sido previa y simplemente un alumno brillante, ahora también parecía estar poseído por una nueva fuerza espiritual.

Desde principio de 1663 y durante dos años más tarde, Nathan tuvo intensas visiones místicas, que describió en sus escritos. En su última visión, fue testigo de los misterios de la creación y vio una imagen de un individuo que identificó más tarde como Shabbetai Zvi en un carro divino. El patriarca Jacob también se le apareció, y le dijo a Natán: "Así ha dicho el Señor: He aquí vuestro Salvador, Shabbetai Zvi es su nombre".

Este segundo incidente duró unos 24 horas. Durante ese tiempo Nathan bailó en éxtasis y emitió una fragancia extraña que según algunos parecía el aroma del Jardín del Edén. Esta segunda experiencia le dotó de la reputación de un profeta. De hecho, el nuevo estatus de Nathan como visionario y sanador llegó a oídos del propio Shabbetai Zvi, que estaba en Egipto en una misión para los judíos de Jerusalén.

Se sabía que Shabbetai Zvi había sufrido de dificultades emocionales, y fue identificado por Scholem como padeciendo un trastorno maníaco-depresivo. Al oír hablar de los talentos especiales de Nathan, dejó de lado su misión y se apresuró hacia Gaza, donde buscaba "una tikun [cicatrización o reparación] y paz para su alma", según un relato de dicha época. Nathan, sin embargo, cayó al suelo en señal de respecto cuando se reunió con Shabbetai Zvi.

Después de una intensa presión por parte de Nathan, el 31 de mayo de 1665 Shabbetai, cuya primera reacción había sido de incredulidad, se mostró dispuesto a aceptar el manto del Mesías. Y Nathan se dio a la tarea de promover su mensaje. Los dos se complementaban, uno confiado y articulado,, el otro inseguro de sí mismo e impredecible.

Nathan anunció que la era mesiánica se iniciaría en 1666, y sería anunciada por la llegada de las diez tribus perdidas de Israel a Tierra Santa, dirigidas por el Mesías montado sobre un león con un dragón de siete cabezas en su boca.

El resto de la historia es bien conocida: Shabbetai Zvi se dirigió a Constantinopla en 1666, donde, según la profecía de Nathan, se colocaría la corona del sultán sobre su propia cabeza. En su lugar, fue detenido a su llegada a la capital otomana, y finalmente, después de haber sido trasladado a una prisión en Adrianópolis, se le dio la opción de convertirse al Islam o ser ejecutado. Eligió la primera opción, y su conversión, el 16 de septiembre de 1666, llevó a que la mayoría de sus decepcionados seguidores le abandonaran. Otros le siguieron en su apostasía, mientras mantenían viva en secreto esa nueva y subveriva secta judía, que transformó buena parte de la ley judía.

Nathan, sin embargo, mantuvo su creencia en Shabbetai, aunque él mismo no toma se convirtió al Islam. Sin embargo, tan alta era la estima en que se le tenía que cuando los rabinos de Constantinopla lanzaron una prohibición de contactar con los seguidores de Shabbetai Zvi, no incluyeron a Nathan entre los sujetos a dicho herem. En su lugar, tal como escribe Gershom Scholem, "solicitaron a las comunidades judías que le dieran la espalda dondequiera que apareciera, y sobre todo, no permitir ningún contacto entre él y los creyentes".

Nathan de Gaza terminó sus días siendo un creyente, mientras seguía viajando de una comunidad a otra dando a conocer a Shabbetai. Murió el 11 de enero de 1680, probablemente en la ciudad de Uskup, ahora Skopje, capital de Macedonia, que es donde fue enterrado. Su tumba siguió siendo un lugar de peregrinación para algunos hasta que fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial.

Labels:

¿Qué tipo de judío eres? - Shmuel Rosner



El nuevo estudio sobre la comunidad judía de Boston difícilmente es un estudio realizado para los medios de comunicación. En su núcleo hay una compleja escala de participación judía, dividiendo a los judíos bostonianos en cinco grupos: los "minimamente involucrados" (el 17%), aquellos que tienen una relativamente baja participación en la comunidad y cultura judía; los "familiares" (el 24%) que se dedican principalmente a la cuestión familiar, aunque participan en ciertas actividades, como el Seder de Pascua; los "afiliados" (el 26%), que participan en las organizaciones comunitarias y familiares; los "culturales" (el 18%), que participan además de en las actividades familiares, en las actividades culturales (tales como escuchar música judía o israelí); y los "inmersos" (el 15%), esos judíos ejemplares que participan en todas las dimensiones.

Los autores de este estudio tratan de afirmar que "aunque los grupos reflejen los diferentes grados de compromiso con la vida judía, las categorías dejan en claro que las dicotomías - comprometidos / no comprometidos y religiosos / no religiosos - para realizar una definición son inadecuadas para describir la conducta judía contemporánea".  Es decir, el estudio evita cualquier escalamiento crítico de la conducta judía.

También demuestra cómo involucrar a todos los judíos, en lugar de decirnos cuáles de ellos son los más o menos comprometidos. Incluso los judíos "mínimamente involucrados" todavía están "involucrados". Ellos o ellas no asisten al Seder, sólo unos pocos escuchan música judía, y sin embargo, cerca de un tercio han "asistido a un programa judío". Por lo que no viven completamente sin ataduras. Es más, aún pueden ser atraídos hacia un mayor compromiso.

¿Pero por qué esta encuesta no es amigable con los medios de comunicación? Debido a que es complicada. No es de extrañar que la cobertura de los medios se centrara en unas pocas partes de las que podían extraer algunos claros titulares:
Los judíos de Boston visitan Israel en gran número. Dos tercios de ellos han estado en Israel al menos una vez. Un tercio ha viajado a Israel varias veces. Este es un porcentaje superior al de la mayoría de las comunidades judías de los Estados Unidos, y más alto que el porcentaje de visitantes registrados en el estudio del 2005, hace diez años. 
Los judíos de Boston no están afiliados a las diferentes denominaciones religiosas. Hace diez años, los judíos de la Reforma y de movimiento Conservador representaban al 74% de los judíos de Boston. Hoy en día, representan a menos de la mitad de los judíos de Boston (un 44%). El grupo que crece es el de los judíos que no tienen denominación religiosa. Aquellos "que se definen como seculares, culturalmente judíos o simplemente judíos". Su número ha aumentado del 17% al 45% de la población judía.
Estos dos resultados son de gran importancia. El viaje a Israel es una señal de compromiso. La afiliación también es una señal de compromiso. Cuando uno sube y otro baja, significa que la forma en que los judíos se están acoplando está cambiando. Y al contrario de las quejas más comunes, está cambiando hacia una "menor religiosidad y un sentimiento mayor de pueblo judío". Un nuevo estudio del JPPI que se acaba de publicar esta semana (del cual soy autor) apunta a una tendencia similar: "Una minoría de ambos,  judíos estadounidenses y israelíes, consideran que la religión es el componente principal de lo judío". Los judíos de todo el mundo, de acuerdo con nuestro estudio, hacen hincapié en que la "nacionalidad \ el ser pueblo" representa un componente muy importante de lo judío, y también hacen hincapié en "el cuidado de Israel y de los otros judíos" como una "parte esencial" de ser judío.

Pero aparte de estos descubrimientos, me gustaría dedicar un poco de espacio a entender el índice de compromiso que el estudio de Boston nos muestra. Su método no es tan complicado. Se realizaron 12 preguntas: Enciende las velas por Shabbat, va a la sinagoga, sigue las noticias de Israel, es voluntario de alguna causa judía y muchas más. Las respuestas luego fueron agrupadas por herramientas estadísticas, y el proceso de agrupación reveló cinco principales grupos de judíos. Cada grupo tiene un comportamiento típico. Los nombres relacionados con los grupos - "involucrados minimamente, familiares, afiliados, culturales, inmersos" - fueron recogidos por los autores del estudio (de la Universidad de Brandeis, del Marilyn Cohen Centro de estudios judíos modernos, del Instituto de Investigaciones Sociales Steinhardt en colaboración con Filantropía Judía y la federación local).

Cada judío, y no sólo los bostonianos, puede mirarse en estos grupos y ejercer un autoexamen: ¿qué tipo de judío eres?

Los "judíos inmersos" son aquellos para quienes la "conducta ritual religiosa es lo normativo". Más de la mitad de ellos son kosher en el hogar. La mayoría encienden velas en Shabbat y asisten a los servicios con regularidad. No hay uno solo de los principales rituales religiosos que practiquen menos de la mitad de este grupo (la práctica menor es tener un hogar kosher, un 53%). Muchos practican todos ellos: el Seder, el 100%; las velas de Hanucá, el 100%; las grandes festividades judías, el 99%; donar a las causas judías, el 97%. Los mayoría de estos judíos inmersos dicen que son "judíos por la religión", es decir, por el judaísmo (en lugar de decir que no tienen religión). Casi todos ellos están afiliados a una denominación judía. Cerca del 30% de los matrimonios entre judíos eran "judíos inmersos", y sólo el 5% de los judíos de matrimonios mixtos eran “judíos inmersos”.

Los "judíos culturales" no siguen los rituales religiosos. Ninguno de ellos realiza más de 3 servicios religiosos cada semana. Sólo el 4% es kosher en el hogar. Pero están muy comprometidos con Israel, el 80% buscan a menudo noticias sobre Israel. El 85% asisten a programas judíos. Y también observan las principales fiestas judías: Seder, Hanucá, las grandes festividades. No me sorprendió enterarme que casi la mitad de los "israelíes" de Boston (43%) eran “judíos culturales”, mientras el 32% eran "judíos inmersos". El secularismo israelí es en muchos aspectos similar a este tipo de judaísmo cultural.

Los "judíos afiliados" también pueden ser denominados "judíos comunitarios". Ellos respetan las grandes festividades religiosas judías, están afiliados a alguna sinagoga, donan para las causas judías, pero no están tan comprometidos religiosamente, y no se involucran más allá de la formula "sinagoga / organización judía". Un poco de música, un poco de lectura, un servicio de comida kosher por aquí y por allá. Tienen de 35 a 64 años de edad. Los que tienen hijos necesitan estar afiliados porque quieren una educación judía para ellos, o que puedan realizar su Bar Mitzvah, o simplemente para que sepan algo del judaísmo.

Los "judíos familiares" son los preocupados principalmente por la familia. Asisten al Seder en familia y encienden las velas de Hanucá. ¿Qué más? No hay mucho más. Aun así, alrededor de un tercio de ellos asisten a algún programa judío o donan para las causas judías. Es decir: se mantienen en contacto y no tratan de distanciarse de la comunidad. Todavía se pueden comprometer. ¿Quiénes son? Muchos han contraído matrimonios entre judíos. Muchos de ellos tampoco están afiliados. Más del 40% de los llamados "judíos de múltiples religiones" (JMR) son "judíos familiares". Sólo el 19% de los judíos por la religión son del tipo “judíos familiares”.

Los "judíos mínimamente involucrados", obviamente, son aquellos que no están involucrados. Un tercio de ellos pone las velas de Hanuca y esa es su actividad ritual judía más practicada. El 32% ha asistido a un programa judío, lo que significa que los programas de judíos también son capaces de llegar hasta personas tan poco involucradas. Alrededor de una quinta parte tiene algún compromiso con el contenido "Israel \ judío". ¿Quiénes son? Casi la mitad de los judíos rusos de Boston (43%) pertenecen a este grupo. Es un grupo que necesita atención. La mayoría de ellos son judíos pero no por la religión (el 48%). Una clara mayoría no están asociados a ninguna denominación religiosa. El 85% se casan entre ellos. Sin embargo, sólo el 3% dicen que es muy importante para ellos que su hijo se case con un judío, y sólo el 10% dice que es muy importante para ellos que sus nietos sean judíos.

¿Pueden identificarse con algunos de estos grupos? Aquí hay una pista para ayudarle a tomar una decisión: si usted está leyendo esta columna aumentan las posibilidades - pero no lo convierte en una certeza – de que usted sea un miembro de uno o de dos de los grupos mencionados anteriormente.

Y una palabra sobre el distanciamiento de Israel:
Al igual que otros muchos estudios previos, éste de Boston demuestra claramente que apenas hay tal cosa como un distanciamiento judío de Israel. El distanciamiento de Israel implica alejarse del judaísmo y de la vida judía. Echen un vistazo a esta tabla que describe la "conexión emocional con Israel". No es una coincidencia que las conexiones más fuertes con Israel se encuentren entre los grupos de “judíos inmersos” (más del 70%) y los “judíos culturales” (más del 50%). Estos dos grupos están vinculados: si se está comprometido, se está conectado a Israel. Si se está distanciado de Israel, se está desconectado de la vida judía. En otras palabras: afirmar que el distanciamiento de Israel es consecuencia principalmente de las políticas de Israel, siempre fue y sigue siendo un ejercicio inútil.

Labels: ,

Saturday, December 03, 2016

Muy interesante: Por lo que más quieran, no hablen del auténtico antisemitismo - Daniel Greenfield - FrontPage



Después de años de ignorarlo deliberadamente, de descartarlo, de blanquearlo, de excusarlo e incluso de justificarlo, los progresistas han vuelto a descubrir el antisemitismo. Con este sorprendente hallazgo arqueológico de estos intrépidos Indiana Jones de la izquierda, han conseguido desenterrar el antisemitismo, lo han cepillado y lo han expuesto en el estante justo detrás de la islamofobia, la transfobia, el racismo, la homofobia y el sexismo (en ese orden de importancia).

El antisemitismo para la izquierda se ha transformado abruptamente de "esa excusa que utilizan los judíos para silenciar el debate sobre si el Estado judío debería ser bombardeado o simplemente boicoteado, a convertirse en un asunto digno de preocupación". Celebridades progresistas surtidas con apellidos judíos han salido a la superficie para expresar su asombro ya que "no esperaban ver el retorno del antisemitismo en vida",

Como si el antisemitismo se hubiera ido de vacaciones a los Alpes hasta que ellos lo reconocieron. La verdad es que el antisemitismo no se ha ido a ninguna parte. La izquierda lo justificó y lo hizo suyo. Y por lo tanto, dejó de ser una cosa mala.

Existe un enorme antisemitismo por descubrir en los campus de las universidades locales. Casi todas las sinagogas en las que he estado en los últimos meses tienen a guardias armados delante de sus puertas. Los judíos están huyendo a los Estados Unidos, Canadá e Israel desde las principales ciudades europeas debido a la persecución que sufren por parte de cierta inmigración musulmana. La población judía más grande del mundo se enfrenta a una guerra sin fin contra una ideología genocida que no sólo predica su exterminio, sino que trabaja para ello, desde los terroristas suicidas a las armas nucleares.

Pero hay un acuerdo de caballeros entre los progresistas para no hablar de la verdadera ola de antisemitismo que ha costado miles de vidas judías y ciudades étnicamente limpias debido a la complicidad de la izquierda.

El reciente interés por el antisemitismo en las páginas editoriales y en los medios de comunicación social evita analizar cuidadosamente el pasado antisemita de Keith Ellison, el candidato demócrata favorito para la jefatura del DNC (Convención Nacional Demócrata) cuando militaba en la secta antisemita de la Nación del Islam, cuyos puntos de vista y desagradable odio defendió en su momento.

La izquierda no está interesada en el antisemitismo musulmán. Está mucho más interesada en discutir y promocionar a un pequeño grupo de repugnantes trolls neonazis que recientemente sostuvieron una conferencia en Washington DC a la que asistieron unos pocos cientos de perdedores de la historia. Estos trolls se aferran a las piernas de Trump en Twitter casi tan ansiosamente como él trata de quitárselos de encima. El truco de gritar "Heil Trump" fue un gesto calculado sobre la base de su certeza de que los medios de comunicación progresistas sólo darían publicidad de su movimiento si trataban de manchar a Trump asociándole a su fracasado movimiento.

A pesar de las mentiras de los medios de comunicación, estos trolls no son aliados del presidente electo Trump, pero sus acusadores necesitan que lo sean desesperadamente.

Estos neonazis preocupados por acentuar la gravedad de su propia repugnancia, la están dirigiendo hacia Trump o hacia los judíos en Twitter. En lugar de intentar ganar legitimidad, abrazan la clásica táctica de tratar de llamar la atención siendo tan repulsivos como puedan. Sin embargo, mientras que es fácil  twittear propaganda nazi desde un montón de cuentas hacia personajes famosos con la esperanza de que alguien reaccione y hable de ellos, la estafa se desmorona cuando ni siquiera se medio llena una pequeña sala de conferencias en un Holiday Inn.

Es fácil convertir una falsa amenaza en una amenaza real. Las amenazas falsas desaparecen si se las ignora. Mientras tanto, las auténticas amenazas se vuelven más letales si se las ignora. Los trolls de Internet representan a esas falsas amenazas, mientras que el terrorismo islámico representa a las auténticas amenazas.

Las mismas organizaciones progresistas que dicen estar muy preocupadas por los trolls de Twitter, evitan y blanquean el auténtico antisemitismo. La estrella de la conferencia de la ADL [N.P.: la Liga Anti Difamación, el organismo judío que lucha contra el antisemitismo] sobre el antisemitismo fue el inventor de Pepe, la caricatura de una rana adoptada como meme por una amplia gama de comunidades en línea, incluyendo a los neonazis. La ADL se ganó titulares y burlas con la incorporación de Pepe a su base de datos de símbolos del odio.

Mientras que la ADL estaba luchando contra la amenaza que representaba la caricatura de una rana, la conferencia del ADL contó con un panel que debatió "sobre si la deslegitimación de Israel se podía considerar antisemitismo, proporcionando una plataforma para los activistas anti-Israel que defienden los ataques contra Israel e incluso algunas formas de BDS".

La ADL considera que la caricatura de una rana en los medios de comunicación social representa una seria amenaza, pero a la vez piensa que la "deslegitimación del Estado judío está abierta a debate".

La marca del antisemitismo encarnada por esos trolls neonazis en Twitter es vil en su contenido, pero no puede hacer nada para privar a cualquier persona de sus derechos. Es por eso que el antisemitismo por el que deberíamos estar preocupados es "la deslegitimación sistemática de los judíos como pueblo". Es la llegada al poder de "una ideología política que niega a los judíos unos derechos civiles básicos, como el derecho a vivir donde quieran y su propio derecho a vivir". Es ese antisemitismo que es aún "más peligroso porque no se desea verlo, y el no verlo se ha convertido en una norma del consenso general".

Es ese antisemitismo que es "más peligroso cuando nadie se atreve a llamarlo por lo que es".

Y son la ADL y otros grupos progresistas lo que han defendido a Keith Ellison a pesar de su historial de antisemitismo [N.P.: la ADL acaba de criticar a Ellison por una declaraciones realizadas en el 2010 donde se daba a entender que Israel manejaba la política en el Oriente Medio de los EEUU].

Preguntado por su apoyo a Ellison, el senador Schumer se encogió de hombros. "No estoy preocupado por el asunto Israel". El "asunto Israel" por el que Schumer no está preocupado incluye etiquetar a Israel como un estado de apartheid y atacar su derecho a la autodefensa. A eso se incluye un pasado de promoción y defensa del más vil antisemitismo en la Nación del Islam. Pero en su corazón, el "asunto Israel" trata de si los EEUU continuarán desafiando el derecho de los judíos a vivir en su tierra natal y defenderse de un culto genocida.

El "asunto Israel" trata de la cuestión de si los judíos tienen derechos como pueblo. La izquierda ya respondió a esta cuestión en sentido negativo. Los judíos no eran un pueblo y no tenían derechos nacionales. Tenían que ser erradicados.

Y eso es lo que la izquierda procedió a realizar.

Cuando la izquierda alcanzó el poder total como en la URSS,  comenzó a erradicar a los judíos como pueblo. La izquierda es tan antisemita como cualquier rana en Twitter. Sólo tiene mejores relaciones públicas.

A la izquierda le gustaría que los judíos creyeran que la mayor amenaza proviene de la caricatura de una rana y no del futuro líder del DNC, el cual fue miembro de una de las sectas más vilmente antisemitas del país y continúa trabajando contra el Estado judío. Esa es la más peligrosa y mortal mentira de los cobardes cómplices del antisemitismo.

Es fácil condenar las caricaturas de las cámaras de gas en las redes sociales. También resulta vago y evasivo. No hay una gran virtud moral en denunciar una conducta que casi todo el mundo ya considera aberrante. El verdadero desafío de la lucha contra el antisemitismo no proviene de denunciar el equivalente político de orinar en público.

Para combatir realmente el antisemitismo hemos de confrontar con sus formas blanqueadas e institucionalizadas en la sociedad. Cualquier cosa menos la cobardía de un perezoso Abe Foxman o la complicidad de un intrigante Jonathan Greenblatt (líderes antiguo y actual del ADL).

¿Hay que hablar del auténtico antisemitismo o de la caricatura de una rana?

Las comunidades judías de Europa que sobrevivieron y fueron reconstruidas después del Holocausto se están despoblando por el acoso y persecución que sufren de manos de cierta inmigración musulmana. La violencia musulmana sigue siendo la principal fuente de los peligrosos ataques contra escuelas y sinagogas judías en Europa y América. A pesar de esto, Alemania alentó a un gran número de inmigrantes musulmanes a entrar en el país a pesar de las advertencias de los líderes judíos.

La ideología más exitosa de hoy en día preconiza negar la igualdad de derechos de los judíos en Occidente, no una pequeña sala de conferencias a medio llenar de neonazis.

Se trata del islamismo, de las organizaciones islamistas, incluyendo los lobbys musulmanes oficiales del CAIR y el ISNA, los cuales han formado estrechas alianzas con la izquierda a pesar de su antisemitismo. Su objetivo es la reactivación de un sistema discriminatorio de la ley islámica que negaría la igualdad de derechos a todos los judíos y a los no musulmanes.

El surgimiento del Islam despobló las comunidades judías del Oriente Medio. Israel continúa navegando en contra de una marea de violenta intolerancia islámica por la fuerza de las armas. Y su derecho a defenderse de la violencia racista islámica está constantemente bajo crítica por parte de la izquierda. A medida que las comunidades judías de Europa comienzan a desaparecer, el último refugio de los judíos en Occidente, a excepción de Israel, son los Estados Unidos de América. Pero las exigencias de la izquierda de que se facilite y potencie la inmigración musulmana hace que los judíos de América puedan tomar los derroteros de los judíos de Europa.

Obama promovió un restablecimiento diplomático con un estado de terror genocida que traza abiertamente el borrado de millones de judíos. Y la financiación de este restablecimiento se financia con miles de millones de dólares de los contribuyentes embarcados en un contrabando ilegal en aviones de carga sin identificar, con incontables miles de millones más en alivio de las sanciones y con un visto bueno a su programa de armas nucleares. Incluso se espió a Israel para evitar que pudiera atajar el programa nuclear de Irán.

Ese dinero ilegalmente entregado de contrabando por una administración de izquierdas a un gobierno tiránico que promueve el terrorismo puede ser utilizado para financiar la violencia antisemita y un programa de armas nucleares cuyo objetivo es el borrado de millones de judíos.

Pero por favor, hablemos mejor de las caricaturas de ranas. Es mucho más fácil que discutir sobre la auténtica amenaza del antisemitismo.

Labels: ,

La guerra de 1948 todavía no ha terminado - Einat Wilf y Adi Schwartz - Haaretz



Cualquier persona que quiera entender por qué el conflicto entre el movimiento sionista y los árabes palestinos no se ha solucionados tras más de 100 años de conflicto, no va a encontrar la respuesta en los debates eruditos sobre si un cuarto, un tercio o la mitad de los árabes fueron expulsados o huyeron durante la Guerra de Independencia de 1948.

Cualquier persona que quiera entender cómo este conflicto ha dado lugar a millones de personas que hoy en día dicen ser "los refugiados de una guerra que terminó hace 68 años", mientras que la enorme mayoría de ellos son descendientes de primera, segunda y tercera generación que nunca fueron expulsados, no encontrará la respuesta en los estudios que investigan si los residentes de una aldea u otra fueron expulsados ​​o huyeron, cómo y cuándo.

Y lo que es peor: cualquier persona que se centre en estos detalles en el supuesto de que pueden explicar por qué el problema continúa vivo en la actualidad, o bien que trate de averiguar por qué el conflicto palestino-israelí es único, caerá en la misma trampa de aquellos que deliberadamente trataron de perpetuar el problema en primer lugar.

A lo largo del siglo XX, y especialmente a partir de mediados del siglo XX, durante la decadencia de los imperios, la liberación de las naciones y el nacimiento de nuevos países, los intercambios forzados de población fueron un medio aceptado para la elaboración de las nuevas fronteras, y se considera incluso que fue una etapa esencial para garantizar la paz. Decenas de millones de personas fueron expulsadas de sus hogares, a veces con gran crueldad, y obligados a exiliarse a decenas y miles de kilómetros de distancia, sin conseguir ninguna otra oportunidad de volver atrás y regresar a lo que habían considerado su tierra natal durante cientos y cientos de años.

Ese fue el caso en la enorme transferencia llevada a cabo entre la India y Pakistán en 1947, durante la cual no menos de 15 millones de personas se convirtieron en refugiados. Ese también fue el caso en la Europa post Segunda Guerra Mundial: más de 12 millones de alemanes fueron expulsados ​​de Europa del Este, y más de un millón de polacos dejaron Ucrania, Lituania y Bielorrusia. Cientos de miles de chinos huyeron de China después de que los comunistas llegaran al poder en 1949, y más de un millón huyó de Vietnam del Norte a Vietnam del Sur a principios de 1950.

Ninguna de estas situaciones dio lugar a un "problema de refugiados" que no haya sido resuelto hasta la fecha. Ninguno de los millones de personas que se convirtieron en refugiados en la década de 1940 se cuestionaron seriamente regresar a sus anteriores hogares, y ciertamente no recibieron el reconocimiento internacional y el apoyo institucional a tal demanda. Poco a poco, a veces con un crujir de dientes, los refugiados fueron siendo rehabilitados en los países donde encontraron refugio y comenzaron sus vidas de nuevo.

La naturaleza única del problema de los refugiados palestinos, y la razón de su continuidad hasta el día de hoy, no guarda por tanto relación con las circunstancias de su creación: incluso si algunos árabes fueron expulsados ​​durante la guerra, su expulsión no supuso algo excepcional en el contexto global. No desde luego en su ámbito de aplicación y ciertamente tampoco en su crueldad. Por el contrario, los árabes palestinos sí realizaron una limpieza étnica total de los judíos, ya que no dejaron a un solo judío residiendo en el territorio que quedó en sus manos al final de la guerra en 1949.

Ese fue también el destino de muchos judíos que llevaban viviendo en los países árabes durante cientos y miles de años: muchos de ellos fueron expulsados ​​o tuvieron que abandonar el país debido a la actitud hostil de la población local y de los gobiernos árabes, y encontraron refugio principalmente en Israel.

El problema de los refugiados palestinos, su centralidad en la conciencia palestina y el hecho de que sea tan agudo, sólo puede entenderse en su contexto dentro de la narrativa palestina. De acuerdo con los palestinos, este no fue uno de los habituales, aunque lamentables, efectos secundarios de las guerras, además de los muertos y heridos. Es por eso que para los palestinos fue algo totalmente diferente e incomparable con la muerte y la expulsión de los judíos en esa misma guerra.

Así la expulsión y la huida los palestinos es contemplada como formando parte de "una conspiración imperialista extranjera, en la cual el sionismo era el representante occidental", y en primer lugar estaba destinado a expulsar a un pueblo nativo de su tierra. Los palestinos se niegan a ver su salida de la tierra como algo que lamentablemente sucede durante las guerras (en su caso, la parte que de hecho inició dicha guerra y la perdió), sino que formaba parte de una conspiración ejecutada por una población (la judía) que no tenía derechos a la tierra, y que se dotó de un país al que no tenían derecho por no pertenecerles.

La salida de los árabes del país durante la guerra, ya sea a través de la expulsión o de su huida por decisión propia o de su liderazgo, se ha convertido en un símbolo de la injusticia que, según ellos, caracteriza a todo el proyecto sionista. La deliberada decisión árabe de "seguir siendo refugiados y de no ser rehabilitados durante todas las décadas que han pasado desde el final de la guerra, supuso y supone una clara declaración política": significa el no reconocimiento de los resultados de la guerra centrados en el derecho del pueblo judío a su autodeterminación y soberanía, al menos en parte de su tierra natal.

El problema de los refugiados palestinos, y en particular su continuación, no es el resultado en si de los acontecimientos de una guerra, sino de una decisión árabe y palestina que trata de transmitir un mensaje muy claro: la guerra que comenzó hace 69 años en respuesta al plan de partición de las Naciones Unidas, una guerra cuyo objetivo era impedir que el pueblo judío consiguiera su derecho a la autodeterminación en su tierra natal, "esa guerra de 1948 todavía no ha terminado".

Labels:

Ese antisemitismo que algunos tan preocupados por Trump no quieren ver: Un ejemplo más del vil antisemitismo presente en los campus universitarios: el ejemplo de la Universidad de Ryerson - Israellycool



Ayer por la noche, varios estudiantes de organizaciones que apoyan a Israel en la Universidad de Ryerson publicaron el siguiente post en Facebook:
En la Reunión General Anual en la Universidad de Ryerson, en Toronto, Canadá, docenas, si no cientos de estudiantes, se salieron de la sala de reuniones con el propósito de romper el quórum. Previamente ocuparon los asientos para que otros estudiantes que querían acudir al acto no lo pudieran hacer. Parece una de esas típicas acciones de los Estudiantes por la Justicia en Palestina para evitar que se vote una resolución a favor de Israel.
Pero aquí está sin embargo el hecho curioso: la resolución no tenía absolutamente nada que ver con Israel. Se trataba por el contrario de condenar el antisemitismo y de promover la memoria y la enseñanza del Holocausto. Sin embargo, eso pareció enfurecer a ese grupo de estudiantes que sintieron que tenían que promover una acción de protesta, como abandonar el acto para sabotear el voto y evitar el quórum requerido.

Otra estudiante de Ryerson, Tamar Lyons, proporcionó algunos detalles de lo sucedido:
Siempre digo que donde hay humo, hay fuego. Donde hay antisionismo, el antisemitismo no se queda atrás. Para una universidad que pretende estar tan involucrada en la lucha contra el racismo y la justicia social, esta acción de un grupo de autoproclamados luchadores sociales tiene un aspecto aún peor. ¿Los derechos humanos y la justicia social se aplican a todos excepto a los judíos? A veces no puedo dejar de pensar que realmente así lo creen.
Posteriormente, la Unión de Estudiantes de Ryerson dio a conocer una declaración que parece dar a entender que "negar el Holocausto representa un desacuerdo legítimo". Ellos invocaron la existencia de múltiples puntos de vista, afirmando que actos como éste, contra una votación para recordar el Holocausto, implica que existe una visión legítima que considera que "el Holocausto no fue una tragedia que debiera ser recordada", un punto de vista absolutamente vil y una señal de que estos estudiantes necesitan urgentemente una buena educación sobre el Holocausto.

Lo siento chicos, pero los musulmanes árabes cuyas familias vivían a miles de kilómetros de distancia de Europa no tienen el derecho de determinar o de revisar la historia del Holocausto para adaptarla a su propio y sesgado programa político.

Aquí lo tenemos, una prueba más de que el antisemitismo se ha normalizado en los campus universitarios y se ha introducido entre los dirigentes de algunas asociaciones de estudiantes, los cuales sienten que lo políticamente correcto implica "aceptar y reconocer que la negación del Holocausto representa un punto de vista legítimo". Pero no queda ahí el tema, ya que la palabra "antisemitismo" ni siquiera fue incluida o aludida en su declaración, y no se hizo ningún reconocimiento de irregularidades por esa forma de boicotear el acto.

La razón dada para esa escenificación de un boicot fue que "no se reconocían otros genocidios, especialmente el Holocausto palestino", ese que ha provocado que la población palestina se haya multiplicado por diez en un período de 68 años.

Irónicamente, la dirigente que publicó ese punto de vista es uno de los líderes del movimiento BlackLivesMatter de Ryerson. Lo que hizo fue básicamente preconizar un "#AllLivesMatter", pero por supuesto ahí no había lugar para un "#JewLivesMatter".

Eso sería demasiado privilegio para un pueblo que hace hace tres cuartos de siglo vio como 6 millones de personas eran asesinadas en masa sin ninguna razón, y que poco después vio la expulsión de sus hogares de otras 900.000 personas en los países árabes, esos países que los grupos "progresistas" aman con devoción. Pero por favor, señores progresistas y autoproclamados luchadores sociales, siguen hablando de "nuestro privilegio".

Labels: