Sunday, April 22, 2018

Llevando una antorcha - Shmuel Rosner



El quinto día del mes de Iyar es su Día de la Independencia. Sí, ¡vuestro! Y con esto, me refiero a ti, judíos de Los Ángeles; a ustedes, judíos de Nueva York; a ustedes, judíos de Chicago, judíos de Sydney, judíos de Londres, judíos de París. Que este día es mi Día de la Independencia es evidente: nací en Israel, he vivido aquí la mayor parte de mi vida, y mis hijos han crecido en este país. Pero insisto en que también es suyo, de los judíos, cuyo Día de la Independencia es el 4 de julio y el 14 de julio, y todos los demás. Nuestros afortunados primos tienen dos días de estos para celebrar. El Día de la Independencia de sus respectivos países y el Día de la Independencia que todos los judíos comparten (excepto aquellos que insisten en ser molestamente beligerantes).

La semana pasada, el Jewish People Policy Institute (JPPI) publicó un resumen de sus recomendaciones basándose en un diálogo de un año en el que participaron cientos de judíos de todo el mundo. Titulado "70 años de relaciones Israel-Diáspora: La Próxima Generación", este estudio ofrece un marco para las relaciones entre Israel y la Diáspora para las próximas décadas, de esperanza, de la independencia judía. El estudio nos mostró (John Ruskay y yo servimos como jefes de este proyecto) que "la diáspora y los judíos israelíes están de acuerdo en que todos los judíos tienen una 'participación' en el Estado de Israel y, por lo tanto, el derecho y el deber de ayudar a sostenerlo". Esto significa que Israel es motivo de celebración (el Día de la Independencia también es suyo) y también una carga ("ayudar a mantenerlo").

Abrazar esta carga no siempre es fácil. Israel tiene problemas, tiene hábitos frustrantes y políticas cuestionables. Los israelíes no siempre son abiertos, y rara vez atentos, y algunas veces condescendientes. Para algunos judíos, tener que batallar con Israel por estas cosas resulta tortuoso y agotador. Y es por eso que es necesario, incluso esencial, que se celebre el Día de la Independencia de Israel. Israel no debería ser solo una carga, no solo una causa de preocupación y aprensión, una nube oscura y distante de la realidad del Oriente Medio. Israel debe ser una alegría.

¿Realmente creen los "judíos" que todos los judíos tienen intereses en el Estado judío? Los datos que recopilamos en el JPPI demuestran que de hecho lo hacen, con la advertencia de que "judíos" significa muchos judíos, pero no todos. (Supongo que no hay nada en el mundo en el que todos los judíos estén de acuerdo). Pero junto a los datos, también hay una realidad, llena de señales confusas que vienen de todos lados. Hay judíos no israelíes que fingen que ya no les importa (o tal vez sea cierto) y hay judíos israelíes que sostienen que Israel y sus intereses son lo único que importa (olvidando que Israel es un proyecto para el pueblo judío, y no de otra manera).

Consideren el siguiente recordatorio: el año pasado, representantes de la comunidad judía mundial fueron invitados a encender una antorcha en la ceremonia que abre las festividades del Día de la Independencia. No todos los israelíes apreciaron este movimiento. El autor y comentarista israelí Irit Linur argumentó enérgicamente en su momento que "la conexión entre Israel y la diáspora judía a veces se parece a las comunicaciones entre una nave espacial y el control de la misión en Houston. Pero es la nave espacial la que tiene que llegar a Marte de manera segura, cuando todo esté dicho y hecho, mientras que los habitantes de Houston se irán a casa al final del día, aunque la nave espacial aterrice o se estrelle". En otras palabras: Nosotros los israelíes vivimos aquí y moriremos si es necesario; ustedes, judíos norteamericanos, pueden querernos, pero no se juegan realmente su pellejo. Por lo tanto, cuando las antorchas se encienden en Jerusalén, "el lugar adecuado para cualquiera que no sea israelí está en la galería de visitantes".

Linur tiene cierta razón. Pero el JPPI también la tiene al recomendar que Israel "tome medidas regularmente diseñadas para mostrar solidaridad con la diáspora judía y el reconocimiento de su importancia", incluida la "participación simbólica regular de dignatarios en las principales ceremonias públicas israelíes".

Este año fue demasiado tarde para invitar a judíos notables (Mayim Bialik, Steven Spielberg) a encender una antorcha y, por lo tanto, terminó sin ningún representante de la Diáspora en la lista de encendedores de antorchas.

Esto debe ser considerado como un contratiempo simbólico: la habitual mentalidad de improvisación de última hora de Israel se encuentra con la mentalidad ordenada judío-estadounidense.

Esto debería ser considerado un accidente positivo: Mejor tarde que nunca. El próximo año, sin duda podríamos hacerlo mejor.

Esto debería considerarse como una invitación aunque poco rigurosa, pero el Día de la Independencia es vuestro también, venid a celebrarlo, incluso cuando el anfitrión no sea el más amable.

Labels: ,

Con respecto al sionismo, los progresistas suelen echar mano de las estrategias socialistas - Ben Cohen - JNS


Ficha policial de Grigori Zinoviev

Tan reconfortante como puede ser para muchos judíos observar las superposiciones retóricas y temáticas entre los profetas bíblicos y los socialistas modernos, la verdad es que los mismos revolucionarios nunca lo vieron así.

Hay un relato trágico de los últimos momentos de Grigori Zinoviev, el veterano líder bolchevique ruso de ascendencia judía que fue ejecutado por Stalin en 1936. Según el historiador Donald Rayfield, en el viaje desde su celda de la prisión al sótano de ejecución, el quebrantado Zinoviev "se aferró a las botas de sus guardias y fue derribado en una camilla".

"Esta escena", continúa Rayfield en su libro sobre los crímenes de Stalin, "fue reproducida varias veces durante la cena en la dacha de Stalin, con el guardaespaldas Karl Pauker haciendo el papel de Zinoviev suplicando a Stalin y luego gritando: 'Oye, Oh Israel', hasta que incluso Stalin encontró desagradable la farsa".

La imagen de un judío que balbucea desesperadamente la Shema mientras se prepara para encontrarse con su verdugo inspira indudablemente bastante lástima, incluso para un judío como Zinoviev que pasó toda su carrera construyendo un aparato estatal totalitario que aplastó a la comunidad judía soviética, y que al mismo tiempo proclamando que el antisemitismo era el enemigo de los trabajadores.

Pero más que nada, incrustadas en esta historia hay lecciones mucho más profundas sobre la relación entre los judíos y la izquierda que merecen una atención más cercana, independientemente de si usted es alguien convencido de que la izquierda puede ser rescatada de su actual obsesión destructiva y caricaturesca del sionismo, o si usted cree que esa misma obsesión y prejuicio caricaturesco está conectado a la cosmovisión de la izquierda.

En el corazón del espectáculo en la dacha de Stalin había desprecio, no solo por Zinoviev como un supuesto "traidor", sino también por ser la encarnación del judío débil e ingrato que dirá o hará cualquier cosa por salvarse. Este estereotipo antisemita era anterior al período del régimen comunista, por supuesto, pero su persistencia estaba completamente en consonancia con un programa revolucionario que consideraba cualquier expresión de identidad judía, ya sea religiosa, secular, cultural o nacional, como "contrarrevolucionaria".

Eso es así básicamente por qué el encuentro judío con el socialismo, en la mayoría de sus formas, ha sido un desastre. En Rusia y en Europa del Este en general, fue cierto bajo Lenin, cuando se creó una sección judía especial del Partido Comunista con el expreso propósito de cerrar las instituciones judías independientes; y fue verdad bajo Stalin y sus sucesores, cuyas campañas discriminatorias en nombre del "antisionismo" aterrorizaron a los judíos, fueran o no miembros del Partido Comunista, en toda la Unión Soviética, así como en Checoslovaquia, Alemania Oriental, Polonia y otros países del Pacto de Varsovia.

En Occidente, si bien muchos socialdemócratas centristas han estado entre los mejores amigos de Israel y del pueblo judío, el resto de la izquierda ha incorporado en gran medida unas hostilidades ideológicas que recuerdan al régimen soviético. Cuando surgió la "Nueva Izquierda" en la década de 1960, sus sospechas libertarias ante la represiva sociedad soviética no impidieron la adopción de una visión demonizada del sionismo extraída directamente del libro de dogmas soviético. Inclusive algunos de los graduados del movimiento (irónicamente, en Alemania) fueron reclutados por grupos terroristas palestinos para organizar ataques contra objetivos judíos e israelíes. Mientras tanto, en este siglo XXI, la izquierda centrista moderada, con algunas honrosas excepciones, se ha mantenido en el mejor de los casos pasiva frente a una virulenta campaña de estilo soviético contra el "sionismo" que ha implicado boicots, acoso y violencia ocasional no contra el ejército israelí o gobierno, sino dirigida a los judíos que vivían en Europa Occidental, Sudáfrica y América del Norte.

Este pasado reciente es importante porque los testaferros actuales de la izquierda lo niegan o, en algunos casos, son realmente cómplices de ello. En los Estados Unidos, el senador de Vermont Bernie Sanders se ha pronunciado en contra de la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), pero nunca ha cuestionado si un movimiento político cuyo principal objetivo ha sido devolver a los judíos a la situación a la que se enfrentaban en 1945 debería ser considerado "progresista" en primer lugar.

Ya en Europa, en Francia, el líder de la izquierda populista, Jean-Luc Melenchon, es un entusiasta defensor del boicot a Israel, declarando la semana pasada que el liderazgo judío francés está compuesto por "comunitaristas" antipatrióticos. En Gran Bretaña, el líder del partido Laborista Jeremy Corbyn un día ofrece la garantía de que el antisemitismo no tiene cabida en un partido que ha registrado más de 300 incidentes internos de antisemitismo desde 2015, pero al siguiente asiste a un Seder de Pascua organizado por un grupo radical judío que se enorgullece de excluir a cualquier judío con simpatías por Israel (es decir, la gran mayoría de ellos) de sus eventos. En ese mismo Seder, una "Hagadá" modificada invitaba a los invitados a hacer una pausa y "considerar cuán asqueroso es el Estado de Israel".

Este tipo de obscenidades pueriles son, tristemente, el precio para ser aceptado siendo judío dentro de la extrema izquierda. Pero como lo demuestra la historia inicial, esa no es una aberración de nuestro tiempo, sino que es completamente coherente con los patrones establecidos del pasado. Tan reconfortante como pueda ser para muchos judíos que se quieren progresistas observar las superposiciones retóricas y temáticas entre los profetas bíblicos y las ideas izquierdistas modernas, la pura verdad es que los revolucionarios nunca lo vieron así. Ni al parecer sus herederos.

Labels: ,

Saturday, April 21, 2018

Cuando los fanáticos predican sobre el sesgo - Jonathan Tobin - JNS



Los líderes del movimiento de marzo de las mujeres piden un boicot contra Starbucks por vínculos con la ADL. Esto ilustra la locura de las alianzas con los antisemitas.

¿Hasta qué punto los críticos del presidente Donald Trump se dan cuenta de que no pueden seguir estando asociados con un grupo que está fatalmente comprometido por su asociación con aquellos que odian? Esa es la pregunta que deben hacer los estadounidenses que participaron en las manifestaciones organizadas por la Marcha de las Mujeres después de las últimas y escandalosas declaraciones emitidas por sus líderes, en las que han cambiado su enfoque de los ataques al presidente Trump a una guerra en contra aquellos relacionados con la Liga Anti-Difamación.

El liderazgo de la Marcha de las Mujeres ha llamado a boicotear Starbucks. Pero lo que es interesante acerca de su ataque total a la omnipresente cadena de cafeterías es la razón de su enojo.

No están boicoteando a la compañía por un notorio incidente ocurrido la semana pasada cuando en uno de sus restaurantes en Filadelfia dos hombres negros fueron arrestados sin motivo. Starbucks siempre se ha asociado con causas liberales, y nadie que sepa nada al respecto puede concebiblemente creer que es culpable de practicar un racismo sistemático. Sin embargo, la compañía ha reaccionado - o tal vez ha reaccionado exageradamente - ante el incidente no simplemente despidiendo al gerente responsable de esa desafortunada controversia, tal como deberían haberlo hecho. En cambio, planean cerrar todas sus 8,000 tiendas el 29 de mayo y someter a todos sus 175,000 empleados a un entrenamiento de "parcialidad racial", que incluye educarlos sobre el llamado "prejuicio inconsciente".

Los líderes de Women's March están de acuerdo con la reacción de Starbuck ante el incidente. Lo que no les gusta es la inclusión de la ADL entre los consultores que ayudarán a organizar el programa de reeducación de los empleados.

La ADL es mejor conocida como el grupo que monitorea el antisemitismo en los Estados Unidos. Como tal, realiza la tarea esencial de recopilar información y estadísticas, aunque en algunos momentos parezcan responsables de exagerar sus hallazgos de tal manera que parezca que el odio a los judíos en los Estados Unidos está fuera de control cuando, de hecho,  ese no es el caso. La ADL también ha sido culpable de sacar conclusiones precipitadas sobre el papel de Trump en el fomento del antisemitismo, algo que no está respaldado por los hechos, aunque probablemente satisfaga a muchos de sus donantes liberales y progresistas.

Sin embargo, para su crédito, la ADL también ha estado dispuesta a enfrentarse a las líderes de la Marcha de las Mujeres con respecto a su punto débil que es el antisemitismo.

La Marcha de las Mujeres es el principal motor de las protestas masivas que han simbolizado la "resistencia" ante Trump y su administración. A principios de este año, muchas personas que participaron en sus actos se sorprendieron al saber que Tamika Mallory, la presidenta del grupo, era partidaria del líder de la Nación del Islam, Louis Farrakhan, un notorio activista antisemita. Otros ya estaban preocupados por los comentarios de Linda Sarsour, otra líder, en la que demonizaba al Estado de Israel y sus seguidores, y afirmaba que las sionistas no podían ser verdaderas feministas. Junto con muchas otras personas de buena voluntad, tanto en la izquierda como en la derecha, la ADL criticó a la pareja.

Entonces fue cuando Starbucks anunció que la ADL formaría parte de su programa de educación racial, y entonces Mallory y Sarsour se vengaron de las críticas. Mallory denunció a la ADL en Twitter por "atacar con constancia a las personas negras y morenas". Sarsour se hizo eco de esa difamación e intervino con su propia acusación contra el ADL por apoyar programas en los que el personal policial estadounidense recibe capacitación en Israel, así como por las críticas del ADL a los ataques del movimiento Black Lives Matter contra Israel como un "estado de apartheid", pidiendo que se ponga fin a toda la ayuda de los Estados Unidos a Israel.

Nadie con una comprensión superficial del rol que la ADL ha jugado en el movimiento por los derechos civiles y en la promoción de la educación proactiva en las últimas décadas podría tomar en serio las declaraciones de Mallory y Sarsour. La campaña "No Place to Hate" de la ADL en las escuelas y otros lugares ha sido un recurso importante para las comunidades que buscan combatir los prejuicios raciales y religiosos. Es tan poco probable como convertirse en un objetivo para aquellos que pretenden preocuparse por la lucha contra los prejuicios.

Sin embargo, en una mentalidad izquierdista en la que las teorías interseccionales que vinculan las preocupaciones sobre el racismo persistente en los Estados Unidos con la guerra por destruir al Estado judío, incluso un grupo de orientación liberal como el ADL debe considerarse más allá de lo normal debido a su disposición a luchar contra el antisemitismo.

No satisfecho con eso, Mallory sugirió que Starbucks reemplazara a la ADL por Jewish Voices for Peace (JVP), un grupo que ella dijo que lucha contra el "racismo de TODO tipo todos los días".

El JVP representa claramente la idea de un buen grupo judío para esas líderes de la Marcha de las Mujeres ya que se opone a la existencia de Israel (respalda el "derecho de retorno" palestino y se opone a los viajes de Birthright Israel para la juventud judía). También promovió una campaña que critica a las organizaciones judías por promover la cooperación de seguridad entre la policía estadounidense y la israelí. (Los resultados se pueden ver esta semana en una votación del concejo municipal en Durham, NC, que prohibió a la policía local entrenarse con la policía israelí). Al hacerlo, se involucró en lo que solo se puede describir como un libelo y una difamación antisemita, buscando culpar a los judíos por los disparos de la policía americana a los afroamericanos.

Sin embargo, el problema aquí no es tanto las escandalosas declaraciones de Mallory y Sarsour y sus viles aliados en el JVP. Es que muchos estadounidenses, por lo demás bienintencionados, no han sacado las conclusiones adecuadas y han cortado los lazos con la Marcha de las Mujeres.

Para muchos dentro de la izquierda judía, la antipatía hacia Trump es lo único que importa. Si bien pueden encontrar desagradables a Mallory y Sarsour, creen que construir una coalición con ellas es la prioridad en este momento. Sin embargo, tratar a la Marcha de las Mujeres como kosher a pesar de su afinidad con los antisemitas no es una política razonable ni tampoco buena.

Ha llegado el momento de que todos los estadounidenses decentes le digan a la Marcha de Mujeres que se deshagan de sus líderes antisemitas o se las someta a su propia exclusión. En este punto, cualquiera que elija trabajar con Mallory y Sarsour está sancionando el odio a los judíos. Ninguna causa política, ni siquiera la cruzada liberal contra Trump, puede valer la pena.

Labels: ,

El kitsch judío progresista: El impulso universalista y Ana Frank - Jonathan Tobin - JNS




En lo que debe considerarse un golpe de relaciones públicas de proporciones épicas, el New Israel Fund (NIF) anunció esta semana que se beneficiaría de las ventas de copias del diario de Ana Frank. El diario se encuentra entre los libros más queridos del siglo XX y la introducción estándar al Holocausto para muchas personas. La fundación creada por el padre de Ana, Otto Frank, el único miembro de la familia que sobrevivió después de ser capturado por los nazis y enviado a los campos de exterminio, recibe los ingresos del best seller y obras relacionadas, y ahora enviará dinero a organizaciones que son compatibles con el NIF.

El momento es particularmente bueno para el NIF, ya que se produce inmediatamente después de un intenso ataque al grupo por parte del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu que lo acusó de sabotear un acuerdo para deportar a algunos de los inmigrantes africanos que llegaron ilegalmente a Israel en búsqueda de trabajo. Si bien gran parte de sus esfuerzos se centran en promover causas más bien anodinas o rutinarias, como proteger los derechos de las mujeres y la comunidad LGBT dentro de Israel, el grupo liberal también ha sido una fuente de amarga controversia. Entre los beneficiarios de sus subvenciones hay grupos que promueven los boicots de Israel y la incitación antisionista, además de criticar e intentar obstaculizar los esfuerzos de las Fuerzas de Defensa de Israel para combatir el terrorismo.

Adquirir el sello de aprobación de la Fundación Ana Frank parecería inocular al NIF de las críticas de aquellos que señalan que su apoyo a los grupos que difaman al Estado judío y buscan su destrucción contradicen su objetivo declarado de apoyar a Israel. Como tal, esto coloca a la Fundación Frank directamente en medio de una batalla política. que parece ser el último lugar que una institución dedicada a la educación del Holocausto querría estar.

Sin embargo, para cualquiera que conozca la historia posterior a la publicación del "Diario de una joven" y la conocida obra que se adaptó de ella, no es de extrañar que la creación de Otto Frank terminara en tal posición. La buena disposición de la fundación para asociarse con el NIF me recuerda la controversia entre el padre de Ana y Meyer Levin, el periodista y autor que hizo más que nadie por promover la publicación del diario.

Levin, un sionista apasionado, ayudó a conseguir el libro como editor estadounidense y escribió una excelente crítica del New York Times en 1952. Después de ayudar a Otto Frank a encontrar contactos en los Estados Unidos, y de que le prometieran los derechos de adaptación para el escenario y la pantalla, Levin fue desplazado a un lado. Frank y sus asesores rechazaron la versión teatral de Levin del diario con el argumento de que era "demasiado judía".

Actuando bajo la influencia directa de la escritora estalinista Lillian Hellman, Frank y el productor Kermit Bloomgarten optaron por una Ana menos judía, "más accesible" para el escenario. Enfureciendo a Levin, quien sintió que tanto él como el verdadero legado de Ana estaban siendo engañados, le dieron la tarea a los guionistas de Hollywood Frances Goodrich y Albert Hackett, cuyo guión más famoso fue para el clásico de 1945 del director Frank Capra "It's a Wonderful Life".

Dirigidos con mucha atención por Hellman y el director Garson Kanin, Goodrich y Hackett produjeron una obra sobre el Holocausto en la que el destino de los judíos fue dejado de lado para contar una historia sobre una joven e ingenua optimista que hubiera estado oculta en casa con una especie de Jimmy Stewart en la mítica pequeña ciudad de Bedford Falls de Capra.

El hecho de que los Frank fueran judíos era algo accesorio al tema de la obra. En un famoso pasaje, incluso contradecían las propias palabras de Ana. En su libro, Ana reprendía a su amigo Peter, uno de los otros judíos que se escondían en el desván, por querer negar su identidad judía, diciéndole: "No somos los únicos judíos que hemos tenido que sufrir. A lo largo de los siglos ha habido otros judíos y han tenido que sufrir". Sorprendentemente, Kanin descartó el pasaje como "una declaración especialmente vergonzosa".

En la obra de Goodrich and Hackett de 1955, Ana no dice nada de los judíos, sino que habla de las minorías a través de los tiempos. "El hecho de que en esta obra los símbolos de persecución y opresión sean los judíos es algo incidental", explicó Kanin. Su obra terminaba con una línea sacada de contexto sobre la creencia de Ana en la bondad de las personas. No se mencionaba la terrible y agonizante muerte de Ana en un campo de exterminio nazi. Su despertar a un sentido de espiritualidad judía, que brilla desde la versión completa de el Diario, fue borrada totalmente.

Meyer Levin había visto en la escritura de la joven Ana una voz que podía hablar por millones de víctimas judías anónimas. Pero la obra y la película que llevó su nombre deseaba contar una historia diferente. Como Cynthia Ozick observó más tarde, la versión que de su hija eligió Otto Frank fue "transmutada, traicionada, reducida. . . infantilizada, americanizada, homogenizada, sentimentalizada, falsificada", una reducción kitsch.

El silenciamiento de la obra de Ana en favor de una versión menos judía se convirtió en una obsesión que atormentó a Levin hasta el final de sus días. Acusó a Otto Frank de imponer su propia identidad asimilada a su hija, así como sucumbir a la influencia de la cruelmente anti-sionista Hellman. Tontamente, se enfrascó en una demanda inútil contra Frank por fraude, así como contra el equipo de Goodrich / Hackett por plagio. Como observó acertadamente uno de los amigos de Levin, eso era similar a demandar al padre de Juana de Arco. El resto de su vida se desperdició en su lucha contra los molinos de viento de un establishment literario y teatral que no estaba interesado en la historia judía de la verdadera Ana.

Algunas producciones posteriores de la obra han tratado de corregir la carnicería de Hellman. Pero la obra sigue siendo una pieza banal de universalización que no le hace justicia a Ana y a las otras víctimas. Es en ese contexto que debe entenderse la decisión de la Fundación Ana Frank de respaldar al New Israel Fund. Por mucho que las críticas de Meyer Levin fueran precisas, las decisiones de Otto Frank representaban una visión de la identidad judía que ejemplificaba la famosa observación de Cynthia Ozick de que "el universalismo es el provincianismo de los judíos".

Aunque es lamentable que algunas de las desafortunadas causas del NIF ahora lleven el imprimatur de la mártir quizás más famosa del Holocausto, es probable que esté de acuerdo con el punto de vista de su padre (aunque tal vez no con el de su hija). Entonces, si bien sería tan inútil y contraproducente para los sionistas contemporáneos batallar contra la fundación de su padre como lo fue para Levin, los observadores sensatos deberían ser respaldados a la hora de señalar lo que está profundamente mal con las decisiones de financiación del NIF.

Labels: , ,

En realidad no importa J Street - Jonathan Tobin - JNS



El senador Bernie Sanders tiene razón sobre una cosa. El ex y quizás futuro candidato para la nominación presidencial demócrata está en lo correcto cuando dijo en la conferencia de J Street del pasado fin de semana que oponerse a las políticas del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu "no nos hace anti-Israel".

Es verdad. A muchos israelíes no les gusta Netanyahu, y muchos se oponen a sus políticas. Los estadounidenses pueden apoyar al estado judío - y su derecho a existir y defenderse - mientras siguen pensando que su gobierno está equivocado en cuestiones clave. En la medida en que el grupo cumpla con su lema de ser "pro-Israel" y "pro-paz", tiene derecho a un lugar en la proverbial tienda judía.

Pero absolverlo, al menos en principio, del cargo de ser "anti-Israel", no es lo mismo que decir que el grupo es inocente a la hora de tomar unas posiciones sobre el Oriente Medio que son profundamente falsas, si no completamente deshonestas. Además, en la medida en que los miembros proporcionan cobertura a una Autoridad Palestina que sigue siendo el principal obstáculo para la paz y tratan de ocultar la verdad sobre el conflicto con los terroristas islamistas de Hamas, ni ayudan a Israel ni promueven la causa de la paz.

Todo lo cual explica por qué, a pesar de la variedad de funcionarios del partido Demócrata y ex miembros de la administración Obama en su conferencia, J Street es completamente irrelevante en los esfuerzos por resolver el conflicto con los palestinos.

El propósito de J Street durante la mayor parte de la última década fue servir como un coro de palmeros judíos que aplaudían las políticas de Obama de "crear más luz" entre los Estados Unidos e Israel, así como para apoyar el acuerdo nuclear de Irán. La impopularidad de aquellos que se encuentran entre la mayoría de los activistas pro-Israel, incluidos los liberales que respaldaron al presidente Barack Obama, explica por qué J Street se ha quedado muy por debajo de su objetivo de eclipsar al principal lobby judío AIPAC.

Desde enero de 2017, J Street ha defendido el legado de Obama y se opone decididamente a las políticas de la administración del presidente Donald Trump, incluso cuando cuentan con el apoyo de la mayoría de los judíos, como su reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel y la exigencia a la Autoridad Palestina que deja de subsidiar el terrorismo. Tales posiciones de J Street son erróneas y estúpidamente partidistas, pero mientras esté dispuesto a oponerse al movimiento BDS que lidera una guerra económica y de legitimidad contra Israel, coloca a la organización en el campo sionista.

Además, el enfoque en J Street echa de menos lo que se ha convertido en el verdadero cambio en la causa pro-israelí entre los judíos estadounidenses. El ascenso de Jewish Voices for Peace (JVP), una organización abiertamente antisionista dedicada a oponerse a la existencia de Israel como un Estado judío, ha disminuido la importancia de J Street. El apoyo de JVP al "derecho al retorno" palestino, que es sinónimo de la destrucción de Israel y a  otras posiciones antisemitas, lo convierte en un socio más natural para los grupos pro-palestinos e izquierdistas muy activos en los campus universitarios estadounidenses. Con la oposición izquierdista a Israel impulsada por la interseccionalidad - la creencia de que la guerra contra el sionismo es lo mismo que la lucha contra el racismo -, J Street ha perdido terreno ante su competidor de la izquierda más radical. De hecho, en la medida en que J Street sirve como un oponente liberal al BDS, en realidad podría servir para un propósito útil.

Pero el problema es que la organización está tan comprometida con la lucha contra el gobierno de Israel que a menudo hace causa común con algunos de los enemigos del Estado judío en el campus y, como tal, pasa más tiempo atacando las medidas israelíes de autodefensa contra el terror que luchando contra el BDS y el antisionismo. Lo mismo se aplica a sus pronunciamientos oficiales en su conferencia cuando proporcionaba una plataforma para la Autoridad Palestina.

En la conferencia de J Street, el representante palestino afirmó que un estado palestino "celebraría la conexión judía con Jerusalén". La multitud en la conferencia aplaudió esta declaración, así como su afirmación de que la Autoridad Palestina quiere una solución de dos estados, todo ello a pesar de que ha rechazado repetidamente ofertas de estatalidad y no ha reconocido la legitimidad de un Estado judío sin importar dónde se tracen sus fronteras.

Solo unos días antes, el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, le dijo a WAFA, su agencia oficial de noticias, que no "entregaría. . . cualquier parte de Jerusalén". Como siempre, la Autoridad Palestina dice una cosa a su propia gente y otra a sus necios apologistas en Occidente. J Street también se opone a la Ley Taylor Force, que condiciona la ayuda estadounidense a la Autoridad Palestina a que termine su práctica de pagar salarios y pensiones a los terroristas y sus familias, e ignora la incitación diaria al odio contra Israel y los judíos por los medios oficiales y escuelas palestinas.

Muchos en la conferencia, incluyendo a Sanders, denunciaron el "bloqueo" de Gaza, además de la conducta de las Fuerzas de Defensa de Israel al rechazar los ataques a su valla fronteriza por las continuas "Marchas del Retorno" organizadas por Hamas. Oponerse al bloqueo es apoyar el libre flujo de armas y municiones a un estado terrorista y considerar "pacíficas y no violentas" unas marchas cuyo propósito es potenciar la invasión y destrucción de Israel y cuyos participantes arrojan bombas incendiarias y tratan de destrozar la valla, es cualquier cosa excepto considerarse "pro-Israel" o "pro-paz".

A diferencia de los partidarios de J Street , la abrumadora mayoría de los israelíes entiende la verdad sobre el repetido rechazo de la Autoridad Palestina a la paz. Saben que ni Abbas ni sus rivales de Hamas quieren una solución de dos estados. Hasta que eso no cambie, la mayoría de los israelíes considera que cualquier conversación sobre una retirada territorial es una locura. Los israelíes que comparten los puntos de vista de J Street, como el partido Meretz de extrema izquierda, siguen marginados. Lo que falla en J Street es lo lejos que se alejan del trabajo de apoyar al sionismo desde una perspectiva liberal, en lugar de simplemente dedicarse a odiar a Trump y Netanyahu, y ser muy poco comunicativo y empático con la opinión pública israelí.

A pesar de la atención obsesiva que recibe de sectores de la izquierda y de algunos de la derecha, lo más importante que se debe saber sobre J Street no es lo que cree, sino cuán irrelevante es para la realidad del  Oriente Medio.

Labels: ,

El enviado de la OLP en Washington dice que los miembros de J Street son "aliados de los palestinos" - Jonathan Greenberg - JNS



En Washington, J Street plantea exigencias a Israel e ignora la violencia palestina

El lunes por la mañana, el autodenominado lobby progresista J Street, "pro-Israel y en favor de la paz", celebró sus sesiones de capacitación de sus activistas en su conferencia de décimo aniversario en la capital de la nación. Los asistentes recibieron una agenda política que incluye una larga lista de demandas dirigidas a Israel y ninguna dirigida a los palestinos, cuyo representante en Washington les dio la bienvenida algo más tarde ese mismo día.

Las dos solicitudes más específicas que harán los asistentes de J Street cuando vayan al Capitolio son que los miembros del Congreso firmen un par de cartas: una para los miembros de la Cámara pidiendo al gobierno israelí que no evacue a un pueblo palestino en disputa; y otra para los senadores instando a Israel a aliviar lo que llama "la crisis humanitaria en Gaza" y para que la administración Trump reincorpore fondos para la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA).

J Street también pedirá a los senadores que se opongan a la nominación del designado Secretario de Estado Mike Pompeo, y que los miembros de ambas cámaras "controlen la política exterior de Trump". Sin proporcionar detalles, piden "limitar las autorizaciones existentes para el uso del presidente de la fuerza militar", "dejando en claro que el presidente debe obtener la aprobación del Congreso para nuevas acciones militares" y "cambiar la ley de sanciones de los Estados Unidos para evitar que el presidente rompa el acuerdo con Irán".

La semana pasada, J Street anunció que se había unido a una carta firmada por varios grupos izquierdistas y antiisraelíes, incluidos Jewish Voice for Peace, CODEPINK y el Council on American Islamic Relations. Los puntos de discusión distribuidos esta mañana reflejan el lenguaje de esa carta, incluso acusar al director de la CIA de ser hostil a la diplomacia y tener un "registro descalificador" de declaraciones antimusulmanas.

A pesar de promover una carta pidiendo un alivio a la situación en Gaza, los puntos solo mencionan a Hamas, la organización terrorista que gobierna el enclave costero, solo una vez: "La desesperanza y desesperación en Gaza benefician a extremistas como Hamas que avivan la violencia". Israel, que se retiró por completo de Gaza en 2005, y las principales organizaciones pro israelíes sostienen que la responsabilidad por las condiciones en Gaza se debe a los continuos ataques con cohetes de Hamas, así como a sus intentos de ingresar a Israel para secuestrar y matar a civiles judíos.

La carta del Senado, cuyo autor es el senador de Vermont Bernie Sanders, cita un informe de las controvertidas organizaciones izquierdistas B'tselem y Oxfam. En su llamamiento a restaurar la financiación del UNRWA, no aborda las preocupaciones de un contingente bipartidista de legisladores de que la agencia de la ONU emplea a terroristas conocidos y permite que sus instalaciones sean utilizadas por organizaciones terroristas.

Los puntos de discusión mencionan una serie de eventos que J Street cree que deberían afectar a los miembros del Congreso, incluida la reciente violencia iniciada por Hamas en la frontera de Gaza con Israel, el próximo traslado de la embajada estadounidense en Israel de Tel Aviv a Jerusalén (al que J Street se opone) y los plazos para el acuerdo nuclear de Irán.

Pero la agenda de J Street pareció recibir una fría recepción en Capitol Hill.

"Un retorno al 2015. Quieren que los puntos de vista de Obama vuelvan", dijo un alto asesor de política exterior del Congreso al Centro Haym Salomon.

"Lo asombroso es cuán cansina y desacreditada suena esta agenda", dijo el consejero. "No es de extrañar que nadie en el Congreso tome en serio a J Street".


El enviado de la OLP en Washington dice que los miembros de J Street son "aliados de los palestinos" 

El lunes por la tarde, el jefe de la oficina de Washington de la Organización para la Liberación de Palestina recibió una atronadora bienvenida de los autodenominados activistas "pro-Israel, pro-paz" en la conferencia del décimo aniversario de J Street. A pesar de un discurso salpicado de un obvio agitprop, Husam Zomlot fue aplaudido por los asistentes.

"Calienta mi corazón saber que tenemos aliados como vosotros", dijo Zomlot a la multitud. "Aliados con tanto coraje y convicción para defender lo correcto. No soñadores, sino realistas".

La agenda de J Street incluye demandas extensas sobre Israel y ninguna sobre los palestinos, aparentemente afirmando la afirmación de Zomlot de que existe una alianza entre la OLP y este lobby progresista judía nacido para defender las decisiones políticas de Obama en lo que respecta a Israel.

Antes de convertirse en enviado de la OLP en Washington en el 2016, Zomlot fundó el Palestine Strategy Group, una organización creada para proporcionar estrategias estratégicas y de relaciones públicas para "ayudar a guiar el proyecto nacional palestino" e "informar e influir en las decisiones políticas". En un perfil de 2017 en Politico, Zomlot afirmó: "Cómo se ha representado y retratado este conflicto en América es erróneo, inexacto y mal informado. Una de mis principales misiones es hacer que sea preciso. Tendremos que redefinir el discurso sobre todo esto".

Su discurso del lunes estuvo repleto de esa redefinición. Zomlot presentó una plataforma en la que afirmó estaba comprometido el liderazgo palestino. Su lista incluía una "paz digna y justa" no específica, "dos estados democráticos e igualitarios" y un "proceso de paz significativo, genuino y creíble". También dijo que su liderazgo estaba comprometido con "una solución de dos estados en las fronteras de 1967", recibiendo el aplauso entusiasta de una audiencia, que estaba de acuerdo en dejar la Ciudad Vieja de Jerusalén, incluidos los sitios judíos más sagrados, en un país extranjero. Zomlot también afirmó que su liderazgo estaba comprometido (y siempre lo había estado) con la no violencia.

Los palestinos han "hecho su parte" por la paz, insistió. Dijo que reconocieron a Israel "en el 78% de la Palestina histórica", una formulación que podría haber sonado un poco sorprendente a la minoría de asistentes centristas. Prometió que los palestinos no aceptarían "redefinir lo que significa la solución de los dos estados" y, nuevamente con mucho aplausos, afirmó que no habría acuerdos interinos, ni ningún estado sin Jerusalén Este, ningún estado sin Gaza, ningún estado con fronteras provisionales, ningún estado sin una solución para los refugiados palestinos y ningún estado "con siquiera un soldado israelí en su territorio".

A pesar de una larga historia de hostilidad al culto judío en los lugares santos de Hebrón, Siquem y Belén, Zomlot juró que "una vez que se establezca la paz, una vez que se establezca el estado de Palestina, una vez que ese estado tenga Jerusalén Oriental como su capital, celebraremos la conexión judía con Jerusalén".

Los aplausos de la multitud sugieren que ellos le creyeron.

Zomlot claramente apreció el trabajo que ha hecho J Street y ofreció su discurso de 34 minutos como "una oportunidad para elogiar a J Street: felicitarlo por el trabajo incansable, su dedicación, su inversión. Ustedes tienen a socios en nosotros, el pueblo de Palestina y el liderazgo de Palestina".

Labels:

Wednesday, April 04, 2018

Cuando empieza a ser evidente que el rostro del antisemitismo en Gran Bretaña es el propio líder del partido Laborista



  El líder del Partido Laborista del Reino Unido, Jeremy Corbyn, desata una nueva tormenta después de asistir al Seder de un grupo judío antisionista y pro-palestino - Haaretz


El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, fue criticado este martes por grupos judíos y legisladores de izquierda después de descubrirse su asistencia a un seder de Pascua organizado por una organización judía de extrema izquierda antisionista que es una feroz crítica de Israel.

Jewdas se autodenomina un grupo radical y alternativo, y con frecuencia satiriza a los principales organismos judíos del Reino Unido. Desde su cuenta oficial de Twitter se ha llamado a Israel "una pila humeante de aguas residuales que debe ser eliminada adecuadamente".

La BBC News informó que Corbyn asistió al seder de este grupo el lunes por la noche en una actividad privada, quedándose durante cuatro horas. La reunión tuvo lugar en la circunscripción de Islington, la circunscripción de Corbyn en el norte de Londres.

En su cuenta de Twitter, Jewdas publicó una "oración israelo-palestina" que dicen que fue leída en el seder.

"Nos tomamos un momento para considerar cuán mierda es el Estado de Israel en general y particularmente en este momento", declaraba el preludio de la oración del seder

La oración misma comenzaba: "Dios lleno de misericordia que libera a los prisioneros / divide los mares y rompe las vallas / toca un gran shofar para nuestra liberación / y lleva a cabo un milagro para proteger a nuestras diásporas / llamadas a la libertad: que el agua corra como un juicio sobre Jerusalén / y la justicia como una poderosa corriente hacia Gaza".

La web política británica Guido Fawkes sacó la historia del seder el lunes por la noche . "En el evento de Jewdas de esta noche, Corbyn se sentó durante varias horas y llevó remolacha de su asignación como regalo", escribió. "Los invitados abuchearon el nombre de Jonathan Arkush, el presidente de la Junta de Diputados Judíos británicos, y gritaron 'puto capitalismo'", agregó.

BBC News citó a Arkush diciendo que si "Jeremy Corbyn elige ir a un acto de esta gente, ¿cómo podemos tomarnos en serio su declarado compromiso de ser un aliado contra el antisemitismo?"

The Guardian citó a Ivor Caplin del Movimiento Laborista Judío diciendo que la asistencia de Corbyn había "coronado verdaderamente la peor semana registrada en unas terribles relaciones entre el Partido Laborista y la comunidad judía", y afirmando que los activistas laboristas judíos que hacen campaña en las elecciones locales "no se merecen la indignidad de nuestro líder que sólo empeora la situación".

El parlamentario del Partido Laborista, John Woodcock, llamó a la decisión de Corbyn de asistir a ese seder "irresponsable y peligrosa".

Tuiteó: "Todo esto sólo provoca deliberadamente a la comunidad judía mayoritaria días después de que le rogaran que luchara contra el antisemitismo. Y él debería saber que su reunión con Jewdas ahora dará la impresión a sus miembros y a sectores similares de que las opiniones extremistas que defiende el grupo son las correctas".

La semana pasada, los principales grupos judíos de Gran Bretaña organizaron una manifestación frente al Parlamento contra el antisemitismo dentro del partido Laborista y sobre la falta de respuesta de Corbyn ante ello. Unos 1.500 manifestantes participaron en el evento, que fue etiquetado como "Ya es suficiente".

Sin embargo, Jewdas descalificó a los organizadores, la Junta de Diputados de Judíos Británicos y al Consejo de Liderazgo Judío, diciendo que estaban "jugando un juego peligroso con la vida de las personas".

Jewdas también desestimó el escándalo desatado por las noticias e informes de antisemitismo en el partido como "ataques falsos y ultrajes", afirmando que "eran obra de manipulaciones cínicas de personas cuya lealtad expresa es hacia el Partido Conservador y al ala derecha del Partido Laborista". También llamó al editor judío del principal diario judío TheJC, Stephen Pollard, un "no judío".

El último escándalo que involucra a Corbyn ante la comunidad judía se produce después de que la organización política de izquierda Momentum, una de las mayores defensoras de Corbyn, emitiera un comunicado diciendo que reconocía "la ira, el malestar y la desesperación dentro de la comunidad judía británica ante los numerosos casos de antisemitismo en el Partido Laborista". También dijo que estaba decepcionado por el "fracaso hasta la fecha para tratar con esos casos de manera suficientemente decisiva, rápida y transparente".

Agregaba que "las acusaciones de antisemitismo no deberían ser descartadas simplemente como manchas lanzadas por la derecha ni como resultado de conspiraciones", lo cual era una respuesta muy común entre los partidarios de Corbyn.

Labels:

Monday, April 02, 2018

Sabbatai a los 70 - Stuart Schoffman - Jewish Review of Books



Nací con el Estado, en 5708. La narrativa heroica de Israel, milagrosamente resucitada de las cenizas, fue plantada en mi médula. En el vertiginoso verano del 68, hice mi primera visita a Israel. Volé desde Atenas, dejé mis maletas en casa de la tía Betty y me dirigí directamente al Kotel. Era viernes y esa noche fui a la Universidad Hebrea de Hillel, en la calle Balfour. Después de la oración, vi a la gente rodear a un anciano al que al principio no pude reconocer. Y así sucedió que, en mi primer día en Israel, estreché la mano del presidente Zalman Shazar (1889-1974), periodista, poeta e historiador, vástago sentimental de Chabad y un descarado aficionado a Shabbtai Zevi (1626-1676),  el subestimado falso mesías.

Veinte años después, hice aliya desde el polo opuesto del sueño judío moderno: Hollywood. Cambié Malibu por Jerusalén, justo en mitad de la Primera Intifada. "¿Por qué demonios un joven guionista haría una cosa tan loca?", se maravilló la joven enviada por Yediot para entrevistarme. "Livnot u'lhibanot", le respondí. "¿Para construir y ser reconstruida? ¿Crees en eso realmente?". Lo creía. Y ahora, a los 70 años, todavía lo hago.

En 1899, en un asombroso ensayo en hebreo estadounidense titulado "La aflicción familiar", Theodor Herzl describió su sionismo: "Hemos intervenido como una especie de enfermeros voluntarios, y queremos curar a los pacientes, a los judíos pobres y enfermos, por medio de una forma de vida saludable en nuestro suelo ancestral... ¡Cuando vivamos allí otra vez, nosotros también disfrutaremos de un buen nombre!". Herzl se vio a sí mismo como una figura mesiánica, y no siempre con ambivalencia. En su novela utópica Altneuland, los protagonistas disfrutan de una ópera llamada Sabbatai Zevi, para la cual Herzl ofrece un lema útil: "Incluso sus enemigos estaban intimidados por la personalidad de ese líder de masas". Nuestro líder se elevó, pero luego murió a los 44 años, en 1904. Rav Abraham Isaac ha-Cohen Kook, recién llegado a Jaffa, elogió a Herzl como un "Mashíaj ben Yosef", el heraldo sufriente del redentor davídico. Otros rabinos, por el contrario, se mostraban debidamente horrorizados.

En 1950, mientras servía como el primer ministro de Educación y Cultura de Israel, Shazar publicó una conmovedora y elegante memoria llamada Kokhvei Boker (Estrellas de la mañana). Nacido Shneur Zalman Rubashov (adoptó su apellido acrónimo solo a los 60 años), creció en una familia Chabad en un pueblo llamado Steibtz, en la Rusia Blanca. Su padre, un comerciante piadoso y leído, se inclinó hacia el sionismo. El rico amigo del padre, Reb Mendel, un partidario del rabino ferozmente antisionista del pueblo, le advirtió: "Es un asunto muy serio. Dios me perdone, pero el final del Dr. Herzl puede ser fácilmente el de Shabbtai Zevi". Esta fue la primera vez que Shazar escuchó ese nombre.

A los 18 años fue a San Petersburgo, donde estudió con Simon Dubnow, entonces escribiendo su décimo volumen sobre la Historia mundial del pueblo judío. Dubnow, escribió Shazar, sostenía que "toda la historia judía constituía una sola creación humana, pues cada período estaba enraizado en el que le precedía". A los veintitantos años, Rubashov se formó como historiador académico en Friburgo, Estrasburgo y Berlín, donde compartió habitación en la misma pensión judía que Gershom Scholem, ocho años menor que él. En las reuniones de jóvenes sionistas, "Rubashov era un orador fascinante, a menudo eufórico", escribió Scholem en De Berlín a Jerusalén. "Nunca habíamos escuchado algo así, y lo más notable de todo era que realmente tenía algo que decir".

Y no solo sobre el tema del sionismo. A lo largo de su vida, Rubashov produjo una variedad de artículos en exquisito hebreo sobre el sabbateanismo. El primero, "El secretario del Mesías", fue publicado en HaShiloach en 1913. El joven autor exploró la carrera de Samuel Primo, quien celosamente promovió la abolición por parte de Sabbatai de la festividad de Tisha be Av, pero que con el tiempo se convirtió en un feroz oponente rabínico del movimiento sabbateano. “Ahora que los historiadores han comenzado a reevaluar el hasidismo”, declaró Rubashov, “(también) deben apreciar la ‘savia’ vital del sabateanismo, su poder de inspirar a la nación judía”.

La erudición de Shazar mereció no menos de 14 notas al pie (ocasionalmente quisquillosas) en el magistral “Sabbatai Sevi: El Mesías Místico”, de Scholem. Su mayor proyecto fue publicado póstumamente: una traducción hebrea anotada de un manuscrito yiddish original (que le proporcionó Bialik), de la novela “Bashraybung Shabsai Tsvi”, una narración escrita a principios del siglo XVIII en Ámsterdam por un tal Leyb ben Ozer.

Reconozcámoslo, el sionismo herzliano necesitaba ese zumbido mesiánico, que es la razón por la cual el "plan de Uganda" nunca tuvo ninguna posibilidad. El vendedor más ingenioso del territorialismo fue el amigo y aliado de Herzl, el autor anglo-judío Israel Zangwill. En medio de la euforia posterior a la Declaración Balfour, se lamentaba: "Hay, de hecho, mucho en común entre estas manifestaciones histéricas e hiperbólicas y el frenesí popular al que se asistió con Sabbatai Zevi". Y esta frase magistral: "Sion es una novia que después de su divorcio de Israel se ha casado dos veces con gentiles, una vez con un cristiano y la otra con un mahometano, y cuando Israel regrese encontrará el lecho gravado por dos entrometidos". Dicho sin rodeos: "El sionismo no será seguro ni siquiera con la restauración de los sacrificios de animales (la restauración del Templo)". Zangwill no se sorprendería con los fanáticos del Monte del Templo de hoy.

Un tsunami de opiniones “expertas" - “¿A dónde se dirige Israel a los 70?" - nos obstruye la mente. ¿Estaba en lo cierto Reb Mendel de Steibtz, el amigo de su padre? Y si el sionismo fue sabbateano, ¿sería eso tan terrible?.

En 1924, Zalman Rubashov hizo aliyah. Al año siguiente, se puso a trabajar en un nuevo periódico, Davar. En julio de 1925, en la víspera de Tishá be Av, escribió un editorial titulado "Yom Shabbtai Zevi": “La tradición sostiene que el mesías nacería en el lúgubre noveno día de Av. Y si nosotros los judíos fuéramos ‘b'nei shoresh’ - es decir, estuviéramos plenamente enraizados en nuestra historia -, honraríamos a Shabbtai Zevi en este su 300 cumpleaños”. (Si también deberíamos ayunar, él no dice).

Según él, Sabbatai construyó un "movimiento popular como el golah (o galut, o el exilio) nunca había conocido". Él "superó la diáspora, venció la naturaleza medieval del judaísmo y forzó a abrir las puertas de una nueva historia hebrea". "Él atacó con fuego nuevo las rocas eternas de la religión, para redimir al pueblo y al individuo". En otras palabras: El Gran Pretendiente fue un trágico héroe prometeico que encendió una revolución duradera. Escribiendo en hebreo en la secular Tel Aviv, Shazar convirtió audazmente un fiasco mesiánico en un manifiesto sionista.

Hace varios años, el historiador israelí David Assaf publicó un blog sobre Scholem y Rubashov. En 1937, cuando Scholem publicó "Mitzvah ha-ba'ah b'averah" ("Redención por el pecado"), el artículo seminal que se convirtió en su monumental biografía, le dio a su viejo amigo una copia con una inscripción maliciosa: "Al último Shabbtai-Zvinik Zalman Rubashov / De parte un herético creyente y leal admirador (ma'amin kofer v'ohev ne'eman)". En su blog, Assaf señaló que en yiddish la expresión Shabbtai-Zvinik - "Sabbateano" - también significa "hipócrita".

Shazar era todo lo contrario. En una visita de estado a los Estados Unidos en 1966, fue a Brooklyn para ver el Rebbe de Lubavitch (Chabad). Las críticas israelíes se sucedieron: “Esto era algo impropio. Es el Rebbe quien debe acercarse al presidente”. No entendieron que el Shazar no ortodoxo era en el fondo un nostálgico Chabadnik, fiel a sus raíces. Sirvió en el gobierno en dos legislaturas de cinco años, hasta mayo de 1973, y murió el año siguiente. Scholem entregó un tributo al shloshim: "En cierto sentido, fue la tragedia personal de Shazar el que no pudiera cumplir su destino como historiador... El erudito estudioso y el estadista dentro de él se esforzaron por vivir juntos, pero no pudo encontrar el equilibrio y el compromiso".

Lo encontré solo una vez, en Balfour Street, pero nos permitimos diferir. Al hojear los estudios sabbateanos del tercer presidente de Israel, recuerdo a su mentor, Simon Dubnow, quien escribió en 1893: "Recordamos los acontecimientos del pasado a la gente, no solo a un puñado de arqueólogos y numismáticos. Trabajamos por el autoconocimiento nacional, no por nuestra propia diversión intelectual". Algunos historiadores lo hacen mejor en las páginas de los libros, otros en el escenario de la historia judía.

Labels: ,

La desgracia de la izquierda sionista - Ben-Dror Yemini - Ynet



Hay momentos en que la izquierda zionista - y esto incluye al Meretz, al New Israel Fund, Peace Now y otros grupos y personas - puede demostrar que no solo es de izquierdas, sino también sionista. La "Marcha del Retorno" de Hamas era tal momento. Después de todo, esta no era una lucha contra la ocupación. Esta tampoco era una marcha por la paz. Esto no fue una forma de resistencia ante la empresa de los asentamientos. Esta fue una provocación que estaba situada en algún lugar entre el deseo de aniquilar a Israel - como declararon públicamente los organizadores de la marcha - y los gritos locos de los participantes de la marcha. "Khaybar Khaybar, yahud", que es el grito de batalla musulmán, desde los días de antaño, para masacrar a los judíos. No a los sionistas. No a los israelíes. A los judíos.

En tales momentos, la izquierda sionista debería dejarlo bien claro: No estamos allí. Sabemos que esto es una provocación. Sabemos que esto es una marcha de odio. Sabemos que el objetivo de Hamas y/o los organizadores de la marcha es una sola: la mayor cantidad de muertes posibles para avergonzar a Israel. Cualquier persona humana y liberal, cualquier partidario de los derechos humanos, cualquier persona que quiera la paz y la reconciliación debería oponerse a este tipo de marchas, a sus organizadores y a los sentimientos racistas y antisemitas que la lideran.

Pero no. Los representantes de la izquierda sionista no pasaron esta prueba. Tienen quejas, pero solo, o en su gran mayoría, contra Israel. Tamar Zandberg, la líder elegida de la izquierda, emitió un comunicado sobre "los extensos daños a los palestinos" y pidió una investigación. Ni una palabra sobre los sentimientos negativos, el racismo, la exigencia de un retorno, los llamamientos a matar judíos. Nada. Zandberg no es estúpida. Ella sabe que el objetivo declarado o teórico fue "retornar" y el objetivo práctico fueron las muertes. Pero malditos los hechos. Ella tenía otra oportunidad de golpear a Israel, y eso es lo que ha hecho.

Michael Mickey Gitzin, director ejecutivo de New Israel Fund ("actividad no violenta"), y Yariv Oppenheimer ("Qué somos, Siria?"), el ex líder de Peace Now, emitieron declaraciones en la misma línea.

Alon Liel, un ex funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores que en los últimos años ha estado corriendo por todo el mundo tratando de conseguir que un gobierno extranjero acepte las demandas de la Autoridad Palestina, lo ha llevado al siguiente nivel. Comparó lo que sucedió en la Franja el viernes con las protestas de los negros en Sudáfrica, y mencionó que aquí es donde comenzó el colapso del régimen del apartheid. ¿Disculpe? Esto es Gaza. La ocupación ha terminado. Pero esta persona que ha trabajado al servicio de la Autoridad Palestina se ha rebajado a ser el portavoz de Hamas y de la propaganda del "retorno". Él ya está hablando con ilusión sobre un "colapso". No hay limite.

Es triste porque la izquierda sionista tiene un papel importante. Se supone que forma parte de la coalición que nos salvaría de la derecha, esa que nos está llevando hacia la eliminación de la visión sionista al realizar la visión de un gran estado. Pero esta izquierda está haciendo todo lo posible para volverse irrelevante. Cuando sus respuestas están al servicio de Hamas, cuando no tiene nada que decir sobre los llamamientos a matar judíos, cuando permanece en silencio frente al uso cínico de mujeres y niños, entonces no solamente da la razón a la derecha, sino que también neutraliza sus posibilidades de luchar por un Estado judío y democrático.

El ala izquierda sionista no se pegó un tiro en el pie. Se disparó en la cabeza. Esta es una noticia maravillosa para la derecha. Pero son malas noticias para Israel

Labels: ,

Un presentador de la Radio del Ejército provoca una tormenta por decir que está "avergonzado de ser israelí" por lo sucedido en Gaza - Sue Surkes - Times of Israel



Kobi Meidan ahora dice que no tenía todos los detalles de la violencia del viernes cuando hizo una declaración; los principales ministros piden su renuncia, pero parece que mantendrá el trabajo

Un veterano presentador de radio y televisión provocó una dura respuesta política después de decir que estaba "avergonzado de ser israelí" a la luz de las acciones militares durante la violencia del viernes a lo largo de la frontera con Gaza.

Los informes del fin de semana indicaron que Kobi Meidan podría ser despedido de su trabajo en la Radio del Ejército por sus comentarios, aunque el periódico Haaretz informó el lunes que los gerentes de la estación se inclinaban por mantenerlo a bordo tras retirarlo temporalmente. La estación de radio, a pesar de estar bajo los auspicios militares, es un organismo en gran parte independiente.

El sábado, Meidan publicó un mensaje en su página de Facebook que decía: "Hoy me da vergüenza ser israelí".  Meidan dice ahora que no tenía todos los detalles de la violencia del viernes cuando hizo esa declaración.

Unos 30,000 palestinos participaron en manifestaciones a lo largo de la frontera de Gaza, durante las cuales los alborotadores arrojaron piedras y bombas incendiarias a las tropas israelíes al otro lado de la valla, quemaron neumáticos y maderas para ocultar sus acciones, buscando abrir una brecha y dañar la valla de seguridad y en algún caso disparar a los soldados israelíes.

El ejército dijo que sus francotiradores apuntaron solamente a aquellos que realizaron explícitas acciones violentas contra las tropas israelíes o que trataban de atravesar o dañar la valla de seguridad.

Hubo discrepancias en los informes palestinos sobre el número de muertos en los enfrentamientos del viernes. Mientras Hamas afirmó el lunes que 18 habían muerto, la agencia oficial de noticias de la Autoridad Palestina dijo que su número fue 16. Israel no tiene números oficiales de víctimas mortales.

El ejército israelí identificó al menos a 10 de los muertos como miembros de grupos terroristas palestinos, incluido Hamas. Hamas ha reconocido que cinco de los muertos era militantes armados de su organización. El portavoz del IDF, Ronen Manelis, dijo el viernes que el IDF se enfrentó a "violentas manifestaciones terroristas en seis puntos" a lo largo de la valla. Manifestó que el IDF usó "fuego puntual" dondequiera que hubiera intentos de romper o dañar la valla de seguridad. "Todas las muertes eran de hombres entre 18 y 30 años, varias de los muertos ya eran conocidos por nosotros, y al menos dos de ellos eran miembros de las fuerzas de comando de Hamas", dijo en una declaración a última hora de la tarde.

El lunes, el ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan (Likud) dijo a la Radio del Ejército que si Meidan "fuera realmente una persona moral, habría dimitido de su puesto ya que no querría colaborar con la estación de la Radio del Ejército".

El mensaje de Meidan no solo revelaba "puntos de vista de extrema izquierda", continuó Erdan, sino también "su falta de seriedad", porque su comentario había sido redactado antes de que los eventos del viernes hubieran sido examinados por cualquier organismo objetivo.

Las declaraciones del ministro se hicieron eco de las expresadas el domingo por el ministro de Defensa, Avigdor Liberman (Yisrael Beytenu), quien dijo a Radio 103FM: "Me da vergüenza que tengamos un presentador así en una estación de la radio del ejército. Si [Meidan] está avergonzado, él mismo debe sacar las debidas conclusiones y abandonar la estación. Creo que es vergonzoso que este sea un presentador en una estación de la Radio del Ejército, pero esto también forma parte de nuestra realidad".

Avi Gabbay, líder de la opositora Unión Sionista, defendió el lunes en Twitter el derecho de Meidan a la libertad de expresión. "Estoy muy orgulloso de ser israelí, pero me opongo totalmente a despedir a personas por cuestiones de libertad de expresión", escribió. "Liberman es ministro de Defensa y no asigna presentadores en la Radio del Ejército".

Haaretz informó que el jefe de la Radio del Ejército Shimon Elkabetz deseaba evitar despedir a Meidan y esperaba que el presentador aclarara sus comentarios públicamente.

El periodista Shimon Riklin, de Aroutz 20, preguntó con sarcasmo,"¿cuánto dinero recibe Kobi Medan de Hamas para ser su portavoz?". El columnista político del diario Israel Hayom, Guidon Alon, también reaccionó: "Estoy orgulloso de ser israelí. Vivo en un país cuyos soldados defienden las fronteras y cumplen sus misiones. Tenemos el ejército más moral del mundo que se comporta con paciencia frente a las multitudes incitadas que quieren ingresar hostilmente en territorio israelí".


PD. Es conocida la ideología prominente entre los colaboradores de la Radio del Ejército. De hecho, no hace mucho un periodista de derechas, una excepción, fue expulsado por sus críticas al presidente Rivlin por sus comentarios sobre las manifestaciones anti-Bibi.

Labels:

¿Podrá el IDF evitar que los arietes humanos de Hamas lleguen a Judea y Samaria? - Debka



El masivo asalto palestino del viernes sobre la frontera entre Gaza e Israel, retrocedido con éxito por el IDF, fue la primera ronda de la última táctica de Hamas para luchar contra Israel.

Los líderes políticos de Israel de casi todo el espectro político expresaron su agradecimiento a las tropas del IDF por no permitir que un solo manifestante palestino cruzara la valla y por lo tanto permitiera que el país celebrara en paz el Seder de la Pascua. La misma idea de una investigación sobre una operación defensiva "determinada y proporcionada" fue ampliamente ridiculizada. En la primera avalancha palestina contra la valla fronteriza entre Gaza e Israel del viernes 30 de marzo, las contramedidas del IDF, incluyendo disparos, mataron a 15 palestinos e hirieron a cientos. Pero esto no ha disuadido a Hamas de seguir adelante con la segunda ronda de su plan de seis semanas para golpear repetidamente las defensas fronterizas de Israel. Creen que cuando encuentren una brecha en el muro israelí, las comunidades árabes e internacionales acudirán en su ayuda.

Hasta el momento, esto no ha sucedido. El presidente turco, Tayyip Erdogan, se ha convertido en el único campeón de Hamas, el cual figura en la lista de organizaciones terroristas de la mayoría de los gobiernos occidentales. Pero Erdogan aprovechó el ataque desde Gaza para su propio juego. La plataforma siria se le escapó de las manos cuando los Estados Unidos vetaron los planes para que su ejército avanzara a través del norte de Siria y hacia Irak, aplastando a todos los kurdos en su camino. Ahora Erdogan ha encontrado otra plataforma en Gaza. Sin embargo, ni un solo líder árabe apoyó la "Marcha por el Retorno" de Hamas.

No obstante, Hamas está seguro de que finalmente ha encontrado una táctica ganadora contra Israel utilizando a la población civil con un gran lavado de cerebro, en la creencia de que una exitosa "Marcha por el Retorno" resolvería sus problemas al utilizar arietes humanos para pisotear la valla fronteriza y penetrar en Israel.

Para derrotar los próximos ataques, la IDF debe abordar dos dificultades:
- Desactivar la estrategia de Hamas en la Franja de Gaza. 
- Detener su propagación a Judea, Samaria y Jerusalén.
Se espera otro recrudecimiento de violentos disturbios palestinos en la Franja de Gaza el 17 de abril, el día de la solidaridad palestina con loa "prisioneros palestinos" retenido en las cárceles israelíes por terrorismo. Sin embargo, Hamas puede decidir no esperar hasta entonces, tratando de aprovechar su ímpetu inicial para otro asalto a la frontera este viernes 6 de abril, que es el séptimo y último día del festival de la Pascua judía. Los estrategas en Gaza creen que su "marcha de protesta", una cobertura de ataques terroristas, se reflejará en disturbios violentos en Cisjordania.

Hasta ahora, el gobierno israelí permitía a las IDF transmitir a los líderes de Hamas una amenaza implícita: si rompen la valla fronteriza e invaden un puesto militar o comunidad civil del lado israelí, el IDF golpearía objetivos del liderazgo de Hamas en su territorio. Esta táctica también está vigente contra la organización terrorista libanesa Hizballah, que ha sido advertida de que cualquier ataque a objetivos en el interior de Israel generará una poderosa represalia israelí contra objetivos en el interior del Líbano, incluida su infraestructura nacional.

En vista de la agresión reavivada de Hamas, la IDF ha cambiado a su doctrina de guerra, la cual permite a los soldados usar armas de fuego para detener a los atacantes cuando las medidas de dispersión de la muchedumbre se vean inútiles. Durante muchos meses, las Fuerzas de Defensa de Israel permanecieron atadas por la línea oficial, transmitida después de cada incidente que provenía de la Franja de Gaza, que sostenía: "Ni el IDF, ni Hamas, quieren una escalada". Este lema, que sugería que las dos partes compartían objetivos iguales y fuerza, finalmente fue descartada el viernes pasado. Cuando Hamas se quitó el disfraz ante la valla de Gaza, se permitió a las fuerzas armadas israelíes participar en tácticas de guerra completas

Mientras Estados Unidos, Arabia Saudita, Egipto, Jordania y Francia hicieron esfuerzos silenciosos para calmar la situación y murmuraron sobre la necesidad de la paz, sus manos están atadas. Hamas nunca ha defendido nada más que la beligerancia del todo o nada, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, se ha vuelto impotente, tanto políticamente como por su mala salud. Esto puede ser una bendición si Hamas se muestra satisfecho con la tormenta que puede surgir en la Franja de Gaza y no intenta provocar también problemas en Judea y Samaria

Labels:

Saturday, March 31, 2018

Ante el fracaso de los terroristas suicidad, de los cohetes y de los túneles de ataque, comienza otra estrategia para "conseguir la paz y la justicia"





Los "manifestantes pacíficos de Hamas"





Menos mal que el Meretz siempre estará allí... "dónde no se le espera", más aún cuando su nueva líder arrastra un grave escándalo por la forma que ganó las primarias y necesita reverdecer sus laureles anti gobierno (cualquier gobierno) de Israel



Labels:

Por si alguien olvidó lo que realmente significa la 'Marcha del retorno' de Hamas - David Horovitz - Times of Israel



Por si acaso alguien se olvidó, Israel se retiró unilateralmente de la Franja de Gaza a las líneas previas a 1967 en el 2005. Deshaució a miles de colonos israelíes de sus hogares. Desmanteló toda la infraestructura militar en la Franja. Ya no tiene ninguna presencia física allí. Y no hace ningún tipo de reclamaciones territoriales.

Por si acaso alguien se olvidó, Hamas, una organización terrorista islamista que busca la destrucción de Israel, tomó el poder en Gaza en 2007 derribsando de forma violenta a las fuerzas del presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas.

Después de intentar aterrorizar a Israel para que capitulara con ataques estratégicos mediante terroristas suicidas en la Segunda Intifada, y después de apoderarse de Gaza, continuó sus esfuerzos por aterrorizar a Israel lanzando miles y miles de misiles y cohetes indiscriminadamente a través de la frontera.

Si no fuera por el sistema de defensa de anticohetes del Iron Dome, gran parte de Israel, como había esperado Hamas, podría estar reducido a escombros.

Hamas también ha estado cavando incesantemente túneles de ataque debajo de la frontera, otra opción estratégica terrorista que Israel parece haber ido cerrando gradualmente con una nueva tecnología y barreras subterráneas.

Por si acaso alguien se olvidó, Hamas ha explotado cínica e incansablemente a los habitantes de Gaza - una gran proporción de los cuales lo han apoyado en las elecciones - guardando sus cohetes cerca o incluso dentro de mezquitas y escuelas, disparando cohetes desde áreas residenciales y cavando túneles desde debajo de las casas y instituciones civiles. Ha subvertido todos los materiales que pueden utilizarse para la fabricación de armamento, lo que exige un estricto bloqueo de seguridad israelí cuyas principales víctimas son los ciudadanos de Gaza.

Por si acaso alguien se olvidó, exigir un "derecho de retorno" a Israel para decenas de miles de refugiados palestinos y sus millones de descendientes es nada menos que un llamamiento a la destrucción de Israel por medios demográficos. Ningún gobierno israelí podría aceptar esta demanda ya que deletrearía el final de Israel como un estado de mayoría judía. La posición de Israel es que los refugiados palestinos y sus descendientes se conviertan en ciudadanos de un Estado palestino en la culminación del proceso de paz, así como los judíos que huyeron o fueron expulsados ​​de los países del Oriente Medio por unos gobiernos árabes hostiles, y que se convirtieron en ciudadanos de Israel.

Por si alguien lo olvidó, el difunto primer ministro Ariel Sharon supervisó la desgarradora retirada de Gaza con un deseo declarado de establecer unas fronteras permanentes de Israel, y lo hizo unilateralmente porque llegó a la conclusión de que no podía llegar a un acuerdo negociado con el liderazgo palestino. Si Gaza hubiera mantenido la calma y Sharon hubiera la salud, es probable que también hubiera ordenado una retirada de gran parte de Cisjordania, allanando el camino hacia la creación de un Estado palestino.

El ascenso de Hamas al poder en Gaza, tres rondas de amargo conflicto bélico y la conciencia de que Israel estaría aislado e incapacitado para funcionar en Cisjordania si Hamas tomaba el poder allí, lo que colocaría a  cada población israelí a nivel nacional, incluido el aeropuerto, dentro del alcance de sus cohetes, han sepultado el unilateralismo y han hecho que los israelíes se sientan atemorizados ante la perspectiva de renunciar al territorio adyacente. Por lo tanto, Hamas, que pretende servir al interés palestino, condenó la perspectiva de la independencia palestina en el futuro previsible.

Organizar y alentar manifestaciones masivas en la frontera como la llamada "Marcha del Retorno" para conseguir un enfrentamiento con las tropas israelíes, mientras se santifica maliciosamente esa campaña diciendo que "es no violenta", es simplemente la última repetición del uso cínico de Hamas de los habitantes de Gaza como humanos escudos para propiciar su agresión contra los israelíes.

Pero Hamas, por supuesto, no está interesado en la independencia palestina. De nuevo, lucha por la eliminación de Israel.

Entonces, finalmente, en caso de que alguien olvide el contexto de la última escalada de violencia del viernes, solo necesitan escuchar al jefe de Gaza de Hamas, Yahya Sinwar, estableciendo el objetivo final. Como dijo en un discurso a los habitantes de Gaza en la frontera este viernes, "La Marcha del Retorno continuará... hasta que eliminemos esta frontera transitoria". Las protestas "marcan el comienzo de una nueva fase en la lucha nacional palestina en el camino hacia la liberación y el retorno... Nuestra gente no puede renunciar a una pulgada de la tierra de Palestina".

Labels: ,

La desesperación es cosa del diablo - Israel Harel - Haaretz



El principal titular del Yedioth Ahronoth fue: "El país está en grave estado". Este diagnóstico aterrador resume la opinión de seis ex jefes del Mossad: Zvi Zamir, Nahum Admoni, Efraim Halevy, Shabtai Shavit, Dani Yatom y Tamir Pardo.

Según Zamir, "el país está enfermo"; Pardo cree que "nos estamos perdiendo"; Shavit dice que "como gente de inteligencia, nuestra capacidad más importante es predecir el futuro". Y el futuro, de acuerdo con las capacidades proféticas de estos seis observadores de la Casa de Israel, es sombrío y deprimente. Yatom, por ejemplo, imagina "el fin del Estado judío".

La enfermedad de la corrupción, mi querido y honorable Zamir, es sin duda una grave enfermedad, pero es curable. Ahora está siendo tratado por médicos bastante buenos: la policía, la fiscalía, los medios de comunicación y la opinión pública. Gracias a los cimientos saludables de la sociedad, como ustedes por ejemplo, siempre adquirimos coraje y logramos eliminar de nuestro medio (la mayoría de) lo que está contaminado y es repugnante.

Me atrevo a decir que incluso los pecados desatados por la absorción de los inmigrantes de las tierras orientales fueron, en gran medida, exagerados. El Dr. Zvi Zameret, quien pasó la mayor parte de su vida adulta en las ciudades periféricas, demostró hace una década que los primeros inmigrantes supuestamente "abandonados" en camiones en el desierto, en Yeruham, en 1951, eran de Rumania y Hungría. Los primeros inmigrantes de Marruecos llegaron allí solamente en 1955.

Por supuesto, comparto vuestro dolor y preocupación por la corrupción, especialmente en el gobierno, y comparto la angustia de Admoni - y la de la mayoría de la gente en Israel - por la brecha en la nación. Pero su afirmación de que esta brecha "es mayor que en cualquier otro momento" no resiste la prueba de la historia. Recomiendo a Admoni y a otros que miren los periódicos (y libros) de los tiempos de Altalena, Wadi Salib y Yosseleh Shumacher, o bien los oscuros días de la mutua incitación en el período de los acuerdos de Oslo. La mayoría de estos acontecimientos, y muchos otros, fueron duros y difíciles, bastante incomparables con lo que está sucediendo en estos días, y la mayoría de ellos sucedieron cuando el gobierno era el del otro campo político, de la izquierda. Entonces, por alguna razón, la condición moral y social no se describió como "grave". En retrospectiva, no es justificable. El hecho es que hemos vencido. Juntos.

Sí, a pesar de todos los problemas, nunca antes en la historia el Estado judío había florecido como lo hace hoy, ni ha estado tan seguro como lo está ahora. Es dentro de mi gente, de todas sus partes remotas, donde habito. Además, durante la semana en que describió la situación de Israel como "grave", el Banco de Israel publicó su informe anual. "La economía de Israel está en su apogeo", afirmaba.

Al igual que muchos en Israel, ustedes también están conteniendo la respiración frente a lo que está por suceder (que será culpa del gobierno, por supuesto) el viernes en la frontera de Gaza. Recuerden por favor, las diversas peticiones y otros actos de persuasión en los que declararon (incluidos algunos de ustedes que entonces todavía estaban "uniformados") que la desconexión "pondría fin a los bombardeos desde la Franja de Gaza, y el área se convertiría en un Singapur".

Sí, recuerden la unión de sus fuerzas a las de un primer ministro corrupto para desarraigar a los judíos de sus comunidades es una prueba incontrovertible de falta de visión. El infierno en el que los ciudadanos árabes de la Franja de Gaza y los habitantes judíos de las comunidades próximas a la frontera con Gaza han vivido durante los últimos 13 años es, en gran parte, el resultado de su capacidad, en ese momento y ahora también, de "predecir el futuro".

Pero no solo las prisas, sino también la desesperación, caballeros, eso que da tanto crédito a su nombre (¡de veras!), es cosa del demonio. Una feliz y alentadora fiesta para ustedes y para toda la Casa de Israel.

Labels:

Hamas engaña a todos, incluido a la gente del IDF, con su doble juego - Debka


Los manifestantes a escasos metros de la vallas de la frontera

Desde principios de febrero, la mayoría de los expertos calificaron a la organización terrorista palestina Hamas, la cual gobierna la Franja de Gaza, como una fuerza declinante, dividida por disputas internas entre sus alas políticas y armadas, perdiendo credibilidad popular por los desastres económicos y humanitarios que afectan al enclave, en definitiva, aferrándose con sus uñas al borde de un acantilado. Entonces, de repente, en la última semana de marzo, salió la verdad. Hamás había estado trabajando con su máquina de propaganda para generar una falsa imagen de infortunio y miseria y engañó a todas las partes involucradas en los problemas de Gaza, mientras cocinaba un gran plan.

Incluso el presidente egipcio Abdel-Fatteh El-Sisi, que ha trabajado incansablemente para unificar el movimiento palestino superando la disputa de Hamas con su partido rival Fatah, y su líder, el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas (Abu Mazen), cayó en la trampa. También lo hizo Abu Mazen, quien a los 83 años se encontró a sí mismo y a la Autoridad Palestina eclipsados ​​como unos perdedores corruptos, que ya no hablaban por el pueblo palestino.

Y también lo hicieron los altos mandos de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), los cuales estaban demasiado ocupados desarrollando dos grandes proyectos de seguridad: encontrando y destruyendo los túneles terroristas de Hamas que serpenteaban desde Gaza bajo la frontera hacia Israel, y construyendo una profunda barrera de acero y cemento hundida alrededor del perímetro del enclave. Esta barrera está diseñada para obstaculizar la construcción de nuevos túneles y contener a los escuadrones terroristas empeñados en atacar a civiles y objetivos militares israelíes. El ambiente negativo de la mascarada protagonizada por Hamas con respecto al tema palestino también llevó a la administración Trump a abandonar sus planes de paz.

Después de fingir ante todas estas partes interesadas, Hamas ha surgido con grandes planes para una campaña de protesta civil de seis semanas, y con el suficiente dinero en efectivo para derrochar en unos eventos espectaculares, en una especie de culminación de los próximos y sensibles aniversarios en camino, tales como el traslado el 14 de mayo de la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén, y el aniversario el 15 de mayo de la independencia de Israel, que los palestinos conmemoran como el día de la Nakba o Día del Desastre, y todo ello con señaladas fechas intermedias como la Pascua de ocho días de Israel que comienza el 30 de marzo.

Precedido por el primer "ejercicio militar" del grupo terrorista, Hamas diseñó una operación de dos pistas. De manera pública, la protesta de la Marcha del Retorno que fue vendida a Occidente como una "protesta pacífica", mientras que al mismo tiempo sus escuadrones de "comandos" realizaban infiltraciones a través de la frontera hacia Israel para marcar el camino para futuros ataques terroristas.

Exhibiendo altas habilidades organizativas, Hamas contrató una flota de autobuses para recoger fieles en todas las mezquitas de la Franja de Gaza este viernes 30 de marzo a las 10 am en punto y los llevó hasta una línea de unos 500-700 metros de la frontera de Israel, donde sus predicadores los guíaban en la oración. Los participantes en la Gran Marcha del Retorno se alojaban en seis campamentos de tiendas de campaña montados de manera paralela a la frontera de 69 km de largo, con todas las comodidades para atraer a los voluntarios reacios a permanecer en campaña durante seis semanas. Tres comidas al día, agua corriente, baños y duchas, instalaciones médicas y conexiones a Internet e incluso senderos con camas preparadas . Bancos de arena separaban a los manifestantes de la frontera.

Estas preparaciones son el lado visible de la campaña de Hamas. El alboroto que rodeaba a la Marcha del Retorno programada para el viernes llamó la atención de Egipto, Israel y los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina. Gracias a esta distracción, todos perdieron de vista la importancia de las acciones subversivas que Hamas había iniciado sigilosamente mucho antes.

El 13 de marzo, la Autoridad Palestina fue atacada por una pequeña bomba que fue detonada cuando el convoy del primer ministro de la AP, Rami Hamdallah, y el jefe de inteligencia, general Hamad Faraj, ingresaban en el norte de la Franja de Gaza. Ninguno de los dos resultó herido, pero si hasta ese momento había alguna posibilidad de reconciliación entre Fatah y Hamas, se desvaneció en un futuro lejano. Los buenos oficios del presidente El-Sisi fueron enterrados.

El 22 de marzo, las fuerzas de seguridad de Hamas allanaron un edificio en el distrito de Zeitun de la ciudad de Gaza y mataron a cuatro hombres, que según afirmaron eran los posibles asesinos de los dos funcionarios. De hecho, los cuatro hombres eran miembros de una secta salafista extremista que no tenían nada que ver con el ataque con bombas.

El 24 de marzo, un escuadrón de comando de Hamas atravesó la cerca fronteriza israelí y prendió fuego a una grúa israelí utilizada en la construcción de la barrera enterrada en el suelo alrededor de la Franja de Gaza. Los cuatro volvieron a Gaza antes de que se disparara un tiro para detenerlos.

El 27 de marzo, otro comando de Hamas, este armado con granadas y cuchillos, cortó la valla fronteriza y evadió la atención de unidades israelíes apostadas allí, con el tiempo suficiente para caminar 20 km hasta la puerta de la gran base del IDF en Tzeelim. Fue solo entonces que el IDF y los rastreadores de la policía los alcanzaron.

El miércoles 28 de marzo, unos jóvenes incendiaron una carretilla elevadora militar y regresaron por donde había venido, para después entrar un palestino desarmado y ser detenida para ser interrogado.

Estos incidentes muestran que Hamás está probando la temperatura antes de su plan de utilizar su espectacular campaña de protesta "pacífica" como otra distracción de su auténtico objetivo, que es lanzar una ola de terror en Israel. Esta ola aumentará a medida que la campaña de protesta "pacífica" gane impulso.

Sorprendentemente, solamente este miércoles el IDF y a su rama de inteligencia pareció darse cuenta del doble juego de Hamas. Pero ni el IDF ni Hamas pueden estar seguros de controlar a los manifestantes en masa, largamente inflamados contra Israel, durante las próximas seis semanas. Pueden ser influidos por agentes secretos de otros grupos terroristas islamistas, como la Yihad Islámica o por extremistas de la secta salafista, algunos de los cuales están estrechamente vinculados a los grupos afiliados en el Sinaí con el Estado Islámico. Estos militantes pueden estar a la espera hasta que sus agentes les ordenen que salgan y se dirijan a la frontera, dejando atrás a cientos de jóvenes palestinos enamorados de la violencia. Los soldados israelíes en guardia se verían obligados a detener a esa horda antes de que surja el "retorno", primero con medidas de dispersión de muchedumbre y luego el uso de fuego real.

Labels:

Israel sigue sin comprender (no digamos ya los ilusos de la izquierda): Para los palestinos, cuanto peor, mejor. Supeditan todo a causar el mayor daño posible a Israel



Israel ha celebrado el principio del fin de las amenazas de los túneles de Gaza con alborozo. Su desarrollo tecnológico parece que ponía fin a la última y más peligrosa amenaza palestina.

Pero nuevamente, con la llegada de la buena nueva, se dejaba de lado el carácter principal del movimiento palestino: su fin no es la creación de un estado palestino, no al menos existiendo Israel, su principal objetivo es la destrucción de Israel.

No habrá paz por lo tanto, solamente la continua voluntad y el designio de destruir a Israel. Las políticas de Israel deben tener esto siempre en cuenta. Todas aquellas políticas que causen daño a Israel siempre serán las que tengan mayor preferencia, y más aún cuando esté en cuestión la pugna interna palestina.

¿Quién puede creerse realmente que, ante un supuesto estado palestino "viviendo en paz" con Israel, y ante las inevitables crisis internas, los palestinos no desvíen dichos problemas redirigiéndolos contra Israel, como un chivo expiatorio nacional?

Siempre que Israel consiga superar la enésima de las pruebas violentas que les planteen los palestinos, como en el caso de los túneles de ataque, deberá pensar que el tiempo del regocijo será breve, ya que su respuesta será la peor, incluso para los propios palestinos, puesto que dañar de cualquier manera a Israel, mucho más que favorecer y construir para su pueblo, será la política bienvenida y celebrada.

La izquierda israelí, y por supuesto la occidental, nunca llegarán a reconocer esto. Supondría renunciar a lo que son, a su deseo de castigo y penitencia. Es vital que el conjunto del pueblo judíos israelí eviten estas tendencias suicidas.

Labels:

La 'Marcha del retorno' explica mucho - Jonathan Tobin - JNS



Para algunos dentro del escuadrón internacional de cheerleader de los palestinos, las manifestaciones del "Día de la Tierra" del 30 de marzo podrían ser el tan esperado punto de inflexión desde hace mucho tiempo. Si las masivas protestas planificadas en la frontera de Gaza se realizan sin violencia, entonces la batalla contra Israel ya no se describiría como un asunto que trata principalmente sobre el terrorismo.

En cambio, podría ser retratada como una lucha por los derechos civiles comparable a la que se libra en los Estados Unidos contra la segregación.

Pero hay algunos problemas con esa equiparación.

El primero es que la organización que planifica estas manifestaciones "no violentas" es Hamas, un grupo terrorista islamista, no la NAACP. La violencia forma parte de la razón de ser de Hamas, por lo que pensar que cualquier acción asociada con este grupo se divorcie de la violencia es una estupidez. El propósito de cualquier marcha hacia una frontera fuertemente armada donde los incidentes terroristas son un hecho habitual, provocará que las Fuerzas de Defensa de Israel actúen para evitar que la valla de seguridad alrededor de Gaza sea destruida y traspasada. El objetivo real será producir más "mártires", además de aquellos que el grupo terrorista ya utiliza como escudos humanos, y todo para amargar aún más el conflicto, no para efectuar cambios.

La pregunta clave sobre estas manifestaciones no es si los esfuerzos por atravesar las fronteras de Israel llevarán a un derramamiento de sangre. Lo más significativo de la manifestación del "Día de la Tierra" es su tema: "la Gran Marcha del Retorno". El énfasis palestino en el concepto de "retorno" no es simplemente un lema de mercadotecnia, es un recordatorio de que 70 años después del nacimiento de Israel los palestinos todavía se aferran a la idea de eliminar al Estado judío.

Las protestas del Día de la Tierra se remontan a una violenta disputa por la expropiación de tierras de Galilea por parte del gobierno israelí en 1976. Los árabes poseían solamente alrededor de un tercio de los bienes utilizados con fines de seguridad y de asentamiento que se incautaron a cambio de una indemnización. Sin embargo, las manifestaciones que desencadenaron el derramamiento de sangre fueron un momento crucial en el esfuerzo interminable por resistir al sionismo. A partir de ese momento, el Día de la Tierra se convirtió en parte del esfuerzo anual para movilizar tanto a los árabes israelíes como a los palestinos en Cisjordania y Gaza para resistir a Israel.

Pero la noción de "retorno" es significativa porque basa las quejas de los palestinos contra Israel no en la cuestión de los asentamientos en Cisjordania o en el deseo de dos estados, después de lo cual obtendrían la independencia. Por el contrario, coloca firmemente y en primer lugar la discusión sobre este conflicto en la cuestión de si Israel tiene derecho a existir. El "retorno" no es simplemente una palabra clave para eliminar al Estado judío. Es una promesa hecha por los líderes palestinos, tanto de Hamas como de la supuestamente más moderada Autoridad Palestina: no se hará ninguna paz con Israel que no reconozca el derecho de los descendientes de los refugiados de 1948 a regresar a sus hogares originales. En otras palabras, no habrá paz mientras exista un Israel.

Tan delirante como pueda ser el concepto de intentar deshacer las últimas siete décadas de la historia, la razón por la cual el "retorno" sigue siendo parte del léxico del conflicto es que sigue siendo una parte inextricable no solo de la política palestina, sino de la identidad nacional palestina .

Es cierto que en ocasiones, tanto el líder de la AP, Mahmoud Abbas, e incluso Hamas, han coqueteado con la noción de dos estados, en la que el nacionalismo palestino se centraría en Cisjordania y en Gaza en lugar del Israel anterior a 1967. Abbas incluso reconoció en un momento dado que no volverá a Tzfat, la ciudad de Galilea de donde provenía su familia. Hamas también ha dicho que estaría dispuesto a aceptar una tregua de larga duración a cambio de que se establecería un Estado palestino en Cisjordania y Gaza, con Jerusalén como su capital.

Sin embargo ambos, la AP y Hamas, también han continuado hablando del "retorno" como algo más que palabras retóricas sobre el tema, o como una especie de número simbólico de palestinos a los que se les permitiría entrar en Israel como parte de un acuerdo. Incluso si se les creyera - enfrentándonos a todas las pruebas que demuestran lo contrario -, dejando de lado sus reiterados rechazos a las ofertas de dos estados ofrecidas por Israel, si los palestinos quisieran una solución de ese tipo, siguen guardando a los refugiados como reserva para justificar la renaudación del conflicto después de firmar un acuerdo de dos estados.

Ese es un mensaje que cae en oídos sordos en aquellos que están decididos a culpar exclusivamente de la falta de paz al gobierno israelí.

Tal como ha sido el caso a lo largo de los últimos 70 años, el debate sobre cómo resolver el conflicto en los foros occidentales invariablemente se centra en Israel, mientras se ignoran tanto las intenciones como las acciones palestinas. Aquellos que solo desean culpar al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu o a los colonos judíos, hacen la vista gorda ante la ideología de rechazo detrás del "retorno" o incluso la falta de voluntad de la Autoridad Palestina para dejar de financiar el terrorismo. De hecho, el paso de la Ley Taylor Force por el Congreso, vinculando la ayuda estadounidense a los palestinos al cese de ese financiamiento, ha dado como resultado que la AP anuncie que reanudará los pagos directos a los terroristas en lugar de recurrir al subterfugio de medidas indirectas.

Decidir si el partido Fatah de Abbas o incluso Hamas no pueden aceptar la paz a consecuencia de los refugiados, o si los esfuerzos continuos de los grupos palestinos para mantener viva la idea de un retorno en la mente de su pueblo, es una pregunta sin importancia. Al final, no importa si la desesperación de los refugiados - generaciones que han sido mantenidos deliberadamente en campos de refugiados en lugar de ser reasentados para mantener viva la guerra contra el sionismo - es un obstáculo mayor que la ruta seguida por Fatah y Hamas, que los explotan, para evitar hacer la paz.

La "gran marcha" de esta semana no se trata de simbolismo o de no violencia. Se trata de una negativa palestina a admitir la derrota en una guerra centenaria que ya han perdido. El hecho es que mientras los palestinos sigan hablando de "retorno", nada que se asemeje a la paz estará nunca en el horizonte.

Labels: ,